Actores y Escenarios: No creen en las instituciones
12 de marzo - 2018

Por Esteban García

La sordera generada por el ruido mediático en estas elecciones hace que muchos pasen por alto una realidad evidente: que empieza a haber preocupación entre las coaliciones que encabeza el PAN y Morena.

En el Frente que impulsa a Ricardo Anaya, hay un interés por desviar la atención de lo verdaderamente importante: que responda a los señalamientos que se le imputan por presunto lavado de dinero.

El asunto no es menor. El fin de semana trascendió que agencias norteamericanas están requiriendo información de los movimientos de las cuentas bancarias del candidato presidencial panista, quien iniciará el lunes una gira por Alemania, Chile y Estados Unidos, seguramente, con la esperanza de que la presión se diluya.

Fue tal su desfachatez que, como el león que cree que todos son de su condición, en la convención bancaria, dijo a los presentes: “Hoy soy yo, mañana es cualquiera de ustedes”, al insistir en que la PGR actúa de modo faccioso en su contra.

Y en el caso de la coalición que encabeza Morena, es evidente que se hacen pasar por ganadores cuando ni siquiera empiezan la campaña, y por eso hasta empiezan a siembran la idea del fraude, porque no aceptarán otro resultado que no sea el que les favorezca, de ahí que el propio López Obrador advierta: “a ver quién amarra al tigre”, mientras sus generales de campaña preparan estrategias extralegales como pedir a los ciudadanos que tomen fotos de sus votos y las suban a redes para hacer un conteo alterno el 1 de julio. ¿Si no creen en las instituciones electorales, para que se registran ante ellas y simulan seguir sus reglas?

Es claro que hay candidatos que no entienden que es vital cuidar a las instituciones, de modo que acusarlas de conducirse facciosamente o amenazar con fraudes y actos de violencia no favorece el clima democrático que se necesita para elevar la participación en las urnas.

No quieren debatir

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó el acuerdo del Instituto Nacional Electoral (INE) que prohibía la realización de debates en medios de comunicación entre dos o más candidatos durante el periodo de intercampañas, por considerar que no debe haber restricciones a la libertad de expresión más que las previstas en la ley.

La decisión se emitió luego de analizar diversas quejas, entre ellas las interpuestas por el PRI y su candidato a la presidencia, José Antonio Meade, por considerar que los consejeros electorales se excedieron en sus facultades.

Sin duda, este resolutivo es importante, porque lo central en esta elección es el “contraste de ideas”.

Como lo había manifestado el propio Meade, es fundamental comparar propuesta y perfiles, y qué mejor que en boca de los propios candidatos. Lamentablemente, no todos sus oponentes lo ven así.

Por ejemplo, Andrés Manuel López Obrador ya dijo que solo participará en los tres debates que organizará el INE rumbo a la elección del próximo 1 de julio, pues teme que sus adversarios le “echen montón”.

El asunto de fondo es que quienes aspiren a gobernar el país deben ser capaces de platicar con la ciudadanía, y quien rehúye al debate demuestra esa falta de capacidad.

Es importante que los mexicanos conozcan cómo piensan los candidatos, qué proponen, y así puedan contrastar sus plataformas electorales y tomar una decisión informada.

Hay quienes olvidan que lo que prestigia o desprestigia a un político son sus actos, y si un candidato tiene una vida honesta, puede ver a la sociedad a la cara, porque no tiene nada que esconder. En cambio, los fantasmas fiscales y los que viven como magnates deben asumir sus consecuencias y no ser rajones. No pueden echar la culpa a las instituciones de su forma de vida y menos de su doble moral.

Relegaron a la mujer

En Tlaxcala, el Día de la Mujer se celebró entre la incongruencia de varios partidos políticos, que en el discurso dicen que son importantes y prometen programas y ayudas, pero en la práctica limitan su participación en la vida política.

El PRD, el PES y el PAC, así como Movimiento Ciudadano y el PT, impugnaron ante las autoridades jurisdiccionales el resolutivo del Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET) que determinó que, en el proceso electoral de este año, las mujeres encabezaran las listas de candidatos a diputados locales por la vía de representación proporcional.

Tras el análisis de sus respectivas demandas, la Sala Regional de la Ciudad de México del TEPJF confirmó que las plurinominales de los partidos políticos deberán estar encabezadas por mujeres.

Estos partidos echaron por la borda diversos aspectos relativos a la paridad, privilegiando acuerdos internos que resultaron insuficientes para combatir la desproporción histórica entre hombres y mujeres.

Con este antecedente, las mujeres sabrán hasta qué grado les podrán creen en las próximas elecciones.