Insaciables
18 de Mayo - 2017

La camarilla que controla la UAT soltó una nueva cortina de humo para desviar la atención de un escándalo que enfrentan 2 ex rectores. Todo indica que existe una alianza soterrada entre Antorchistas y el sindicato de Cecytes para hacer legal lo ilegal. Quién fue el flamante secretario que preguntó a la prensa: ¿No que no había crimen en Tlaxcala?

Por Edgardo Cabrera

Mal asesorados, o de plano, desesperados, la camarilla que controla la UAT soltó una nueva cortina de humo para desviar la atención de un escándalo que enfrentan dos ex rectores, entre ellos el jefe de la tribu.

Se trata de René Grada Yautentzi y Héctor Ortiz Ortiz, señalados por presuntamente chicanear en Puebla un pleito entre 2 familias por 60 millones de pesos.

De acuerdo con la información que trascendió, el ex gobernador y hoy diputado local supuestamente habría movido sus influencias en el vecino estado para destrabar la venta de un predio que se encontraba en garantía por el pago de una deuda.

De manera sorprende, dicho inmueble fue vendido a un precio inferior al valuado, 20 millones de pesos, pero aún peor, el comprador fue Grada Yautentzi, actual director de la facultad de Agrobiología, quien resultó ser un millonario de “clóset”.

Las interrogantes son varias pero las explicaciones no se han dado por parte de ninguno de los señalados, ambos personajes públicos y quienes estarían ante un claro conflicto de intereses y patrimonial, el diputado por litigar y el funcionario universitario por un inexplicable enriquecimiento.

En medio de todo esto, fue enviado el rector Rubén Reyes Córdoba para reclamar 264.6 millones de pesos que supuestamente la adeuda el estado por recursos que esperaban recibir entre los años 2011 y 2017, derivado de un convenio ventajoso que –nada tonto- firmó el entonces gobernador Héctor Ortiz con la UAT en los últimos meses de su administración.

El asunto es que extrañamente su reclamo llega tarde, para ser precisos, 8 días después de que el gobierno estatal, la federación y la propia universidad firmaron un convenio para acceder a los recursos correspondientes al 2017, ¿porqué no se quejaron al momento?

Aliados

Ayer salió a las calles el sindicato de los Cecytes encabezados por su dirigente, el lorenista Zenón Ramos en demanda del respeto al contrato colectivo de trabajo y en protesta por la asignación de plazas en dos planteles educativos.

Resulta que no les cayó bien que en los planteles de EMSAD, ubicados en las comunidades de El Rosario y Unión Tierra y Libertad del municipio de Tlaxco, fueran contratados maestros ajenos al sindicato.

Llama la atención que durante la protesta llegaron hasta Palacio de Gobierno y lanzaron consignas contra la administración estatal, pero no tocaran ni con el pétalo de una rosa a los antorchistas plantados en la explanada cuyo brazo estudiantil, la Fnerrr, es quien controla y administra dichos planteles.

Es más, el dirigente estudiantil, Yorbelin Montalvo Solano es uno de esos nuevos profesores contratados.

Con lo que queda claro que el sindicato simplemente está simulando su movimiento a favor de los trabajadores, lo que en verdad quieren es un acuerdo para integrar a dichos planteles a su contrato colectivo y con ello incrementar la tajada en cuotas a los agremiados.

Preguntón

Quién fue el flamante e imprudente secretario que, en busca de hacerse el simpático, hace unos días preguntó a algunos miembros de la prensa: ¿No que no había crimen en Tlaxcala? Nos dicen que ante ello recibió tremenda reprimenda por parte de su jefe…

Por cierto que fue el mismo personaje que durante el 35 aniversario de la fundación de la planta de Femsa en Apizado llegó destilando alcohol entre los poros por lo que no faltó quien le pidiera una Coca-Cola para ver si con eso regresaba a la vida por la tremenda borrachera del día anterior.