Pleito
12 de abril - 2017

Parece que el pleito entre Adriana y Rosi es cuento de nunca acabar. Y llama la atención que Adriana no ha tocado ni con el pétalo de una rosa a los autores de la “crónica” de las escaleras eléctricas, pese a ser los únicos responsables del escarnio público. Desatados andan los aspirantes a delegados en la capital

Por Edgardo Cabrera

Parece que el pleito entre Adriana Dávila y Rosi Orozco es cuento de nunca acabar.

En plena Semana Santa la ex diputada federal panista Orozco vino a Tlaxcala para emprender una nueva ofensiva en contra de la senadora a la que acusó de no dar cifras exactas de las sentencias contra tratantes al tiempo de anunciar la implementación de un “mentirómetro”.

Como era de esperarse, Adriana Dávila Fernández reaccionó a los ataques y tachó a Rosi de actuar con fines políticos disfrazada con la bandera de un supuesto activismo utilizando a las víctimas de trata para su propio beneficio.

No sólo lo anterior, la panista dijo que el “mentirómetro” sólo es con fines lucrativos al mejor postor y en este sentido dejó entrever que el gobierno estatal es su primer cliente.

Lo único cierto en todo esto es que mientras Rosi y Adriana protagonizan el pleito, es la hora que no vemos en Tlaxcala ninguna campaña masiva de alguna autoridad u organización para alertar a la población y para combatir la trata en todas sus modalidades.

No perdamos de vista que dicho flagelo no solamente es con fines sexuales, en materia laboral las violaciones están a la orden del día sin que nadie haga nada, basta salir a la calle para ver a los niños, adolescentes y ancianos explotados en los cruceros de varios municipios a quienes lo mismo ponen a vender cosas que a hacer malabares o limpiar parabrisas.

Al interior de los hogares abundan los casos de amas de casa, niños y trabajadoras domésticas impunemente explotadas.

Cartas y cartas

Por cierto que ayer la senadora Adriana Dávila entregó una misiva al gobernador Marco Mena mediante la cual le exige que se disculpe por las burlas de las que fue víctima Tlaxcala por el caso de las escaleras eléctricas.

Llama la atención que una misiva similar no fuera enviada tanto al autor de la “crónica” ó al medio de comunicación que le dio revuelo al tema, a ellos no los ha tocado ni con el pétalo de una rosa ni les ha exigido una disculpa pese a ser los únicos responsables del escarnio público.

Tal parece que su postura simplemente tiene un objetivo político.

Engañadas

Desatados andan los aspirantes a delegados de colonias en la capital del estado, tal parece que nadie les pone un alto.

Resulta que la semana pasada un grupo de estudiantes de una escuela de estilismo fueron engañadas por la institución que les da clase y utilizadas por María Juana Piscil quien buscar ser candidata en Loma Bonita.

Con el cuento de que debían acudir a realizar “prácticas profesionales”, como parte de un supuesto acuerdo con el DIF capitalino, las alumnas fueron citadas en un domicilio particular para cortar el cabello a una larga fila de colonos a quienes doña Juana, abierta y descaradamente, pidió su respaldo para hacerla candidata.

Pero no sólo lo anterior, sino que fotografió a las ingenuas estudiantes y divulgó por redes sociales la supuesta labor altruista que realizó “Por Un cambio”.

Como era de esperarse el engaño y abuso causó enojo por lo que ya analizan proceder en contra de la candidata y la institución particular que se prestó a tal burla.

Por cierto que en las colonias Adolfo López Mateos, El Sabinal, La Joya, San Isidro, Tlapancalco y la Loma Xicohténcatl, donde se renovarán delegados, también se han reportado quejas de vecinos ante la insistente visita de los aspirantes que andan en busca de 70 firmas para lograr su registro.