ENGAÑADOS
9 de julio - 2024

Por Edgardo Cabrera

Una nueva crisis en el Sindicato 7 de Mayo está por estallar, pero ahora no será entre el grupo que detenta la dirigencia y los antagónicos que fueron despojados del poder, se trata de los propios aliados del clan Erazo-Rodríguez quienes se dicen timados por quien lloraba en un rincón y clamaba por el apoyo gubernamental y de su puñado de seguidores para recuperar el bastión que tuvo poco más de una década.

La Triste Historia les hizo justicia, y finalmente en diciembre del año pasado, mediante una treta legaloide, el Tribunal de Conciliación y Arbitraje reconoció a Karina Erazo como secretaria general y le dio la toma de nota, la misma instancia, por cierto, ha sido omisa del actuar de la dirigencia sin contar con Comité de Vigilancia, y también que no realicen asambleas convocando a la base.

Por cierto, esa determinación de la autoridad laboral no es caso cerrado, sigue un litigio y sepa cuántos años dure, considerando la lentitud de nuestro sistema de justicia, próximo a transformarse.

Bueno, ahora un nuevo frente se abrió con sus aliados a quienes no les han cumplido acuerdos que supuestamente pactaron en aquellos tiempos cuando ofrecían plazas, dinero, ascensos, en fin, el destino los alcanzó luego de medio año de espera.

Entre los que se sienten traicionados, comenzaron a ventilar públicamente algunos supuestos “favores” que les pidieron los Erazo-Rodríguez, sobre todo en el terreno legal y que involucran a la parentela que, por si alguien no lo sabía, en aquellos tiempos de orfandad fueron incrustados como servidores de la nación y después removidos por denuncias de corrupción. 

Otras fuentes están por evidenciar la forma truculenta como realizaron las asambleas electivas, el engaño al imponer a candidatos en las planillas adversarias, las tretas para impedir el ingreso del grupo de Enrique Escobar y Edgar Tlapale, y hasta cómo le hicieron para inflar los votos y la lista sigue, todo documentado. Al tiempo.

COMO REGADERA

Las lluvias volvieron a poner de manifiesto las chafas obras estatales y el nulo mantenimiento que les dan, pese a que presumen recursos “sin precedentes” para Tlaxcala en esos rubros.

El sábado el salón de eventos sociales que lleva el nombre del abuelo de la actual mandataria estatal no soportó la tormenta y comenzó a filtrarse el agua pluvial, tal cual regadera, incluso parte del paflón se desmoronó, ante la sorpresa, molestia y susto de los asistentes a una fiesta de graduación escolar.

En los videos y fotografías que subimos a Gentetlx se puede ver cómo, tras la tormenta, debieron colocar cinta de advertencia para acordonar la zona dañada y evitar accidentes, Protección Civil brilló por su ausencia para clausurar de forma temporal el inmueble al constituir un riesgo, llegaron hasta como a la 1 de la mañana a “supervisar”.

Es la hora que el Salón Joaquín Cisneros sigue con su agenda normal de eventos sociales, sobre todo por la temporada de graduaciones, cuando tendrían que ser canceladas en tanto no reparan la porquería en que han dejado el lugar ante la falta de mantenimiento por el actual Patronato de Feria que, eso sí, ya anda con los dientes y las uñas afiladas para las fiestas de octubre.