DOBLE ALERTA
20 de junio - 2022

Por Edgardo Cabrera

Dos alertas tiene Tlaxcala, una a cargo del departamento de estado de Norteamérica y la otra es cortesía de la gobernadora Lorena Cuéllar luego de que el viernes confirmara que padece de COVID-19 de nueva cuenta.

Para el caso del gobierno de Estados Unidos, la semana pasada llamó la atención que, al actualizar la alerta de viaje para sus ciudadanos, colocara a Tlaxcala en la lista de los estados con riesgo por los altos niveles de criminalidad, máxime cuando las autoridades locales han pregonado que la entidad es la segunda más segura del país, ya vimos que no.

En su actualización del 13 de junio se advierte que, quienes viajen a la entidad, deben tener “mayor precaución debido a la delincuencia. La actividad criminal y la violencia” que puede ocurrir en todo el estado.

Y del vergonzoso boletín rojo, la Triste Historia y su turismo “existencial” no dijeron nada, pese a que ello le pega directamente a la industria sin chimeneas que sigue acumulando fracasos, tanto por sus ocurrencias, como por su falta de estrategia que incluye el mal reciclaje de campañas que en el pasado dieron resultados.

La radiografía de los vecinos de norte de nuestro país es el fiel reflejo de la descomposición que se vive en materia de seguridad, ya que lo mismo pueden operar a sus anchas, comandos armados para asaltar negocios o domicilios particulares, atracar transportes de carga, levantar niñas y mujeres, o multiplicarse los casos de feminicidios.

DESMORONA

Vaya de qué forma se les desmorona la inseguridad, los hechos valen más que mil matracas de sus bots o panfleteros favoritos y consentidos.

Solamente este fin de semana el notario de Calpulapan, Jaime Silvestre Xochicale fue encontrado sin vida por disparo de arma en su domicilio; y un hombre fue asesinado de un balazo al interior del antro Classico de Chiautempan (donde ya hace un mes se había reportado un tiroteo, pese a ello seguía operando el lugar).

Para rematar, el delegado de la agrupación Redes Sociales Progresistas fue asaltado con violencia, le robaron su auto y pese a estar todo ensangrentando, en la PGJE no había quien le tomara su declaración para la denuncia correspondiente.

FOCOS DE INFECCIÓN 

Lejos de contribuir para prevenir contagios, el gobierno de Lorena Cuéllar es el primero en propagar el coronavirus Sars-CoV-2, lo dijimos y el tiempo de nuevo nos dio la razón, aunque el propio secretario de Salud Zamudio admitió que nos encontrábamos en la quinta oleada de contagios, ¡les valió!

Su jefa organizó su pachanga de aniversario por el triunfo de la elección; siguiendo el mal ejemplo de sus líderes la muchedumbre anduvo sin cubrebocas, proliferaron los besos y apapachos, la consecuencia es que, el viernes, casi una semana después, la jefa de esta lamentable historia dio positivo a COVID.

Ahí no acaba el asunto, previo a practicarse el examen, la señora anduvo en otros tantos actos públicos en el transcurso de los días, incluido el mismo viernes cuando presentó en sociedad al nuevo delegado de la FGR, con quien posó en fotos sin cubrebocas ni sana distancia, y previamente hubo una reunión con el gabinete de seguridad. 

Ojalá que, ahora sí, en un acto de responsabilidad ya todos los que tuvieron contacto con la mandataria se hayan aislado y practicadas las respectivas pruebas. El coronavirus, pero sobre todo la irresponsabilidad gubernamental sí existe.