GABINETE CUATRERO
17 de junio - 2022

Por Edgardo Cabrera

Muy bien por Lorena Cuéllar al remover a Luz María Vázquez de la Secretaría de Movilidad y Transporte, su estancia fue con más pena que gloria, aunque para ser justos, hay otros peores empezando por el secretario de Gobierno, la procuradora y la titular de Comunicación.

Para el caso de la ex titular de la CEDH, pronto olvidó su defensa de los sectores desprotegidos y de respetar los derechos humanos, al contrario, el trato inhumano fue el sello no solo contra los trabajadores, sino con los usuarios, basta ver las criminales filas para ser atendidos sin importar las inclemencias del tiempo ni el riesgo de contagios de Covid-19.

La mala noticia, es que llega en su lugar un personaje que es abogado y que, de acuerdo con el comunicado de prensa, no tiene experiencia en el ramo de la movilidad, solo ha ocupado “diversos cargos de dirección en materia jurídica y administrativa a nivel municipal, estatal y universidades”, ¿cuáles?, nadie sabe.

¿Y LOS ALIADOS? 

Prácticamente concluyó la semana, y tras la kermés por el primer aniversario del triunfo de la elección, la mandataria estatal sigue sin considerar ni reconocer a quienes fueron sus aliados.

Recordemos que en el evento del sábado pasado los protagonistas fueron la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y el dirigente nacional del partido oficial, Mario Delgado, el resto fueron un cero a la izquierda.

Cuéllar ganó con el apoyo del Partido del Trabajo, Nueva Alianza, Verde Ecologista y Encuentro Social, pero el desprecio a sus dirigentes estatales o referentes nacionales en el templete de la “victoria” fue evidente, es más, algunos como el ex líder ecologista, Jaime Piñón, está borrado del mapa de la Triste Historia, recordemos que renunció en mayo a la Comisión Estatal del Agua.

Los Garay y su líder nacional, Alberto Anaya, son innombrables; José Luis Garrido sigue pujando para volver a obtener el registro de su partido político; y los de Nueva Alianza son vilipendiados por la propia mandataria -ya hablaremos del caso de San Pablo del Monte-.

El asunto es claro, no fueron convidados ni reconocido públicamente su apoyo, como cuando estaban en campaña, por el contrario, Cuéllar regresó a su redil priísta en Apizaco al homenajear al ex gobernador Emilio Sánchez Piedras y abrazar a la senadora Beatriz Paredes, esa, está visto, sí es su verdadera aliada.

CONTAGIADERO

Con la novedad que la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum dio positivo a Covid-19, ¿si recuerdan cómo andaba el sábado en Tlaxcala?

Ojalá, a estas alturas no solo la gobernadora Cuéllar, sino los cientos de asistentes a la kermés que participaron en el besamanos y su selfi, sin cubrebocas, ya se hayan aislado y se practicaran la prueba correspondiente. La semana pasada, lo advertimos también, la irresponsabilidad en el acto del IMSS-Bienestar de la entrega de basificaciones puso en riesgo a los asistentes, priorizaron la pachanga y días después dio positivo Zoé Robledo.