UN AÑO
13 de mayo - 2022

Por Edgardo Cabrera

El 14 de mayo de 2021 y de seis disparos en la espalda fue asesinada Cecilia, tenía 26 años de edad y dejó en la orfandad a dos pequeños, y aunque detuvieron al presunto homicida, por cierto, su compadre, desde ese día inició el calvario para la familia.

Efrén López, a quien conozco desde hace muchos años, fue diputado local y presidente de Cuapiaxtla, dejó de lado la política para emprender desde el activismo una lucha por justicia para su hija, ante un sistema que no brinda una solución pronta y expedita, por el contrario, ya vimos, fabrica culpables, utiliza políticamente y selectivamente casos, y deja impunes los delitos.

Para muestra el miércoles, de nueva cuenta sufrieron un golpe, la audiencia del desahogo y análisis de las pruebas del juicio que se sigue contra el acusado por feminicidio fue suspendida, sin importar que estuvieran ahí las víctimas y sus abogados, resulta que el acusado acreditó una nueva defensa, por lo que el juez octavo de control y juicio oral difirió la audiencia para el 25 de mayo.

Molesto, Efrén, su familia y el grupo de activistas que lo acompañaron, consideraron que se trató de una nueva argucia legal para seguir ganando tiempo.

Y la audiencia suspendida el miércoles, por cierto, un día después de celebrar a las madres y de que hipócritamente en el Tribunal Superior de Justicia del Estado las felicitaran, cobra importancia porque se analizarían qué pruebas sirven y cuáles no, para posteriormente pasarlas al tribunal de enjuiciamiento, que será el encargado de aplicar la ley.

Por cierto, como parte de este calvario, la familia ha tenido que destinar tiempo, dinero y esfuerzo para cubrir las deficiencias del Ministerio Público, tan es así, que hasta tuvieron que recurrir al pago de peritos externos para aportar mayores elementos.

El de Cecy es un caso que le hemos dado seguimiento, y desgraciadamente transitó entre dos gobiernos, el ocaso del priísta Marco Mena y el arranque de la morenista Lorena Cuéllar, y ni la anterior, ni la actual procuraduría General de Justicia del Estado han dado resultados, y de ellos depende el éxito o fracaso en alcanzar la justicia, porque de los elementos que aporten resolverá el juez.

PUERTA CERRADAS

A colación de este asunto y de los feminicidios que siguen impunes, así como de las desaparecidas, el gobierno se ha negado a recibir a las familias de las víctimas.

Hacen, por ejemplo, eventos como el de este jueves para el “fortalecimiento institucional para la atención de víctimas”, pero no invitan a las víctimas, solo funcionarios y cuates, fue un acto pantalla para impresionar a la comisionada ejecutiva para la atención de víctimas del gobierno federal, Martha Yuridia Rodríguez.

En los hechos, los familiares de Cecy, o de Ana Laura, la joven que lleva más de un mes desaparecida, son despreciados, a los primeros les han negado audiencia, a los segundos, hasta que se manifestaron los recibieron y de ese caso, ya vimos, mataron a golpes a un implicado y siguen sin dar con el paradero de la joven, así la Triste Historia.