PORRAS A TRAIDORES
20 de octubre - 2021

Por Edgardo Cabrera

En el marco del proceso de renovación de la dirigencia panista los reproches están a la orden del día, no vamos lejos, el fin de semana la plana mayor reclamó la inacción de la Comisión de Orden, porque es la fecha que no se ha iniciado ningún procedimiento en contra de quienes fueron candidatos por otros partidos.

Ya ni hablar de aquellos que aceptaron gustosamente un puesto en el gobierno estatal morenista como Miguel Ángel Polvo, al contrario, pareciera que fueron vistos como “héroes” o “activos” en su sueño por suceder en el cargo a José Gilberto Temoltzin

Y es que sin resolver ni atender ninguno de estos casos, el encargado de esa cartera, Carlos Quiroz renunció al cargo y cuando lo encararon para pedirle un informe simplemente los ignoró, de por sí ya no estaba contento porque su grupo fracasó en su intento de acaparar posiciones en la comisión que se encargará de su proceso de renovación.

Se sabe que su renuncia obedece a su intención de estar dentro de una de las planillas que contendrán por la dirigencia, y como la indicación es clara de que será mujer la presidenta, la posición que le queda es la de secretario

MUERTOS

Imparables están los asesinatos en Tlaxcala. En el primer mes del gobierno de Lorena Cuéllar sumaron una decena y para octubre las cosas no mejoran, por el contrario, los crímenes son más sanguinarios, como el encajuelado y quemado el viernes en Apizaco, o aquel cuerpo que “apareció” desollado y mutilado de sus genitales en Tenancingo.

Los cuerpos aparecen abandonados, maniatados, con el tiro de gracia, torturados, embolsados, al interior de cisternas, en fin. 

En las cifras oficiales a nivel federal, entre enero y julio sumaban 72 homicidios dolosos en la entidad, es decir, en promedio 10 cada mes, y fue marzo el peor con 12 incidencias. 

Evidentemente no se esperaba que desde el primer mes de un nuevo gobierno las cosas cambiarán, pero eso sí, que no empeoraran. 

El gobierno de Marco Mena registró 566 muertes violentas, 91 de mujeres y 475 de hombres, de nuevo la estadística revela que en los 56 meses de su administración el promedio mensual fue de 10, no disminuyó, ni creció, pareciera que nos acostumbramos a vivir con los homicidios.

DESAPARECIDA

A colación, llama la atención el mutismo de la Procuraduría General de Justicia del Estado y de su titular Ernestina Carro, a quien sus corifeos le pusieron el mote de la dama “de hierro”, quizá les falta leer más de la historia de Margaret Thatcher para hacer semejante comparación

Pese a la gravedad de algunos hechos, como del sujeto calcinado y encajuelado al interior de un vehículo, del desollado de Tenancingo o de aquella patrulla estatal rafageada en ese mismo lugar, la dependencia no ha informado nada, por el contrario, pareciera que apuestan al olvido en lugar de a la transparencia de la información. 

De los dos feminicidios de septiembre tampoco ahondaron en los casos, eso sí, la semana pasada aprovecharon para criticar a sus antecesores por no tipificar como feminicidios la mayoría de los asesinatos de mujeres, en los hechos, ellos no son mejores, de las dos muertes mencionadas en septiembre, solamente una la consideraron así.