TEMBLOROSO
2 de septiembre - 2021

Por Edgardo Cabrera

En noviembre del año pasado frente a la “prepa” Morelos, en la comunidad de Ocotlán, Tlaxcala, apareció volteado el vehículo asignado al entonces presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del estado, José Luis Garrido.

Los hechos ocurrieron a las tres la madrugada del viernes 13, la unidad dañada es propiedad del poder Legislativo, se trata de un Kia Forte GT modelo 2020, con placas de circulación XWS-896A, y cuyo costo al erario fue de más de 411 mil pesos.

Tras el incidente y para evadir culpas, el diputado de Encuentro Social Tlaxcala aseguró que la unidad se la habían robado minutos antes, cosa curiosa, lo dijimos, cual detective, esa madrugada dio con el paradero del coche, claro, ya accidentado.

Algunos testigos aseguran que esa madrugada tuvieron fiesta algunos de los levantadedos, inauguraron el bar de una de ellas y quienes se volcaron fueron precisamente los fiesteros, sin embargo, todo lo negaron.

Corrieron los meses y no pasó nada, por el contrario, hubo complicidad e impunidad.

MENTIROSO

Qué hará la actual legislatura sobre este incidente, no solo existe un daño al erario sino flagrantes delitos, para empezar, existió falsedad de declaración, nunca ocurrió el robo que denunció José Luis Garrido, los daños a la unidad fueron provocados por el conductor.

En nuestro poder está un oficio entregado al Congreso por la aseguradora ANA desde el 19 de marzo de este año, en éste se declara improcedente el pago a los daños del siniestro 042056439 toda vez que quien reportó el siniestro realizó “omisiones o inexactas declaraciones… ya que no sufrió el robo de la unidad asegurada”.

El departamento de siniestros, además, advierte que no se cubrirá por tanto la indemnización, sin perjuicio, de las sanciones del tipo penal o civil que pudiera hacerse acreedor”.  

La determinación de la asegurada la conocieron los levantadedos. Inicialmente determinaron que Garrido pagara, luego cambiaron de parecer y con ello se tipificó el delito de complicidad ya que no se le obligó a cubrir los daños a un bien del congreso y, por el contrario, el hoy flamante oficial mayor y ex presidente de la JCCP, Ramiro Vivanco, dejó correr los tiempos hasta el fin de la legislatura.

El vehículo continúa en el corralón y no existe, por tanto, la entrega recepción de dicho bien, lo que tendría que generar responsabilidad, además, a Luz Vera como ex representante del poder Legislativo. 

El morenista Rubén Terán prometió que investigarán todo, bueno, al menos eso dijo en torno a las basificaciones, ya veremos si cumple o se une al club de los mentirosos, las pruebas están, los entrantes están obligados a presentar las denuncias correspondientes, independientemente de que pague la unidad.

Existió daño al patrimonio, falsedad de declaración y complicidad, qué más necesitan para actuar, además de voluntad, que no les tiemble la mano.