Del simulacro a la cruel realidad; el sismo del 19 de septiembre de 2017
19 de septiembre - 2017

Por Alfredo González

A 32 años justos, y con unas horas de diferencia, este martes se registraron dos movimientos sísmicos de magnitudes considerables; que sacudieron la tierra en al menos cinco estados, tres con los mayores estragos que han sido difundidos a través de las redes sociales, medios de comunicación y de manera oficial por las autoridades.

La tranquilidad de los pobladores de la Ciudad de México, Puebla, Estado de México, Morelos, Hidalgo y de Tlaxcala se vio de pronto interrumpida por el movimiento de tierra registrado a las 13:14 horas, con epicentro en Morelos y con una intensidad de 7.1 grados en la escala de Richter.

En Tlaxcala provocó la caída parcial de la cúpula principal del templo de San José en pleno centro histórico de la ciudad de Tlaxcala, también fisuras y colapso partes ornamentales de algunos templos católicos en diferentes municipios, entre ellos Nativitas, Santa Cruz, Tepeyanco y Cuapiaxtla entre otros.

Conforme pasaba el tiempo los deportes de daños en estructuras de oficinas de gobierno, hospitales, de instituciones educativas y viviendas se fueron recibiendo al número de Emergencias 911.

Lo que activó los protocolos de emergencias propios para este tipo de eventualidades, de lo que se hizo constancia que mediante un recorrido que realizó este medio por diferentes puntos de la geografía tlaxcalteca.

Siendo visitado el Hospital General de Tlaxcala dependiente de la Secretaría de Salud (SESA), donde el personal médico, los pacientes y familiares de los enfermos fueron evacuados y colocados en los patios de dicho nosocomio.

Del mismo modo se pudo observar que la parte superior de la cúpula principal de San José había caído que había grietas en las torres y escombros y de la atrio principal, que Palacio de Gobierno en varios puntos mostraba grietas.

Pero también en el Santuario de Ocotlán en la comunidad del mismo nombre mostraba grietas que recorrían sus dos torres principales, esto al igual que la fractura que se observaba en uno de los arcos del Portal Grande.

Otros edificios que habrían sufrido por el sismo, son los de el plantel del CBTIS de San Jorge Tezoquipan del municipio de Panotla, en el que las aulas sufrieron torceduras de las vigas de acero caídas de plafones y visibles daños en muros.

Después de varias horas de ocurrido el movimiento de tierra se confirmaron el desgajamiento de un cerro en el municipio de Totolac y el desplome de tierra en la montaña La Malinche, que comparten los estados de Puebla y Tlaxcala, la que pareciera haber frenado la fuerza sísmica del temblor, el que se dispersó hacia varios puntos.

Uno de ellos Yauhquemehcan, municipio que se apresta a celebrar la canonización de la niños mártires, y que su sede, el ex convento franciscano en Atlihuetzia también presentó derrumbes de sus gruesos muros; que alertaron a los trabándose que edificaban el altar para tan especial evento.

Evento no común que dejó saldo de dos personas lesionadas únicamente y se registra a 32 años del sismo que sacudió a la Ciudad de México, el que dio origen a la creación de Protección Civil (PC) y a la cultura de la prevención, pero sobretodo la solidaridad de la personas, quienes de inmediato se ofrecieron para ayudar.