A la Verónica: Carteles Taurinos
17 de mayo - 2015

gerardo_toros

El viejo arte de pintar carteles que anunciaban las tardes de toros quedó en el olvido. Antiguamente los carteles eran pintados a mano, y aquel que en la actualidad tiene uno de esos, posee una autentica reliquia.

En las imágenes se observaban pinturas lo mismo de Pancho Flores, que de Ruano Llopis. Eran pinturas excelsas que ilustraban los momentos de más peligro en el ruedo.

Desde la salida del toro por la puerta de toriles, hasta el momento del derribo de un picador. Dibujaban hasta el más mínimo detalle, un clavel arrojado al ruedo, el castoreño aventado en la arena, y el monosabio brincando las tablas para acudir al rescate del torero ensangrentado tras la herida del animal.

Los carteles anunciaban corridas, novilladas y festivales. Casi siempre iban por delante los toros de la casa ganadera, era lo que llamaba la atención a los grandes públicos.

En una entrevista que el periodista Heriberto Murrieta realiza al maestro Jacobo Zabludovsky en el programa Toros, Sol y Sombra, hablaba de la emoción que provocaba la colocación con engrudo de los carteles de los toros los jueves por las mañanas en la colonia La Merced.

Hoy, esa vieja tradición es poco recurrida por los empresarios taurinos.

En la actualidad reinan las impresiones offset a gran escala, o la impresión en modernas maquinas hechas por el hombre.

Eso sí, en algunos casos se mantiene la vieja costumbre de plasmar la figura de un torero o alguna escena taurina.

Pero que feos son aquellos carteles en donde se imprime la cara de los actuantes, fotografías pixeleadas –como se dice actualmente–, y sin un atractivo visual que provoque la emoción de los viejos aficionados al ver a sus toros y toreros anunciados.

El boletaje también sufrió una metamorfosis en su diseño. Los boletos de la Monumental Plaza México, siempre contenían una agradable imagen de alguna pintura taurina.

Hoy, debido a la modernidad de las empresas de espectáculos, esos diseños quedaron para la historia.

Sin más diseño que un papel con marcas de seguridad y únicamente las letras negras con las especificaciones del festejo. Ni si quiera se imprimen los nombres de los actuantes.

Definitivamente, la modernidad llegó a la fiesta de toros. Así como ha evolucionado la forma de atraer gente a las plazas, las triquiñuelas de empresarios y matadores también llegaron para quedarse en un ambiente que no escapa, en lo absoluto, a la alta corrupción que impera en el México del siglo veintiuno.

Festival de la Prensa

La Unión de Periodistas de Tlaxcala (UPET) anunció la celebración del tradicional festival taurino de la prensa.

El festejo se llevará a cabo el sábado 27 de junio en la plaza de toros Jorge Aguilar El Ranchero de la capital tlaxcalteca a la una de la tarde y con toros de diferentes dehesas del estado.

Los actuantes son de categoría: José Luis Angelino y Sergio Flores. También partirán plaza los novilleros Alejandro Lima y Manuel Gaona.

También hará lo propio el becerrista que ha causado sensación en las sedes taurinas del país, tanto por su corta edad como por sus maneras de torear: Cristóbal Arenas “El Maletilla”, torero de tan sólo ocho años.

Que haya suerte para los toreros y también para el gremio periodístico de Tlaxcala.