¿CORRUPCIÓN O CALUMNIA? 
18 de junio - 2024

Por Edgardo Cabrera

Para muchos pasó de noche, pero la semana pasada la dirigente estatal del PAN, Miriam Martínez develó un presunto acto de corrupción en el que habría incurrido su legislador local, José Gilberto Temoltzin Martínez.

Fue en el marco del aniversario luctuoso de Emilio Sánchez Piedras, donde la también diputada plurinominal electa al presumirse como futura voz opositora en el Congreso estatal dijo que “no tendrá que hacer acuerdos con el gobierno estatal a cambio de un contrato de venta de cobijas para levantar la mano”, en clara alusión a su correligionario quien previamente cuestionó los malos resultados de la dirigencia estatal panista en el proceso electoral.

La declaración que apareció publicada en El Sol de Tlaxcala es una grave acusación que, además, coloca a la propia Miriam Martínez como cómplice de un presunto acto de corrupción porque supo y conoció del supuesto contrato que celebró el gobierno morenista de Lorena Cuéllar con la empresa textilera del legislador para venderle cobijas, pero no lo denunció, por el contrario, lo consintió con su silencio. l

José Gilberto Temoltzin tendrá que aclarar la acusación de la aún dirigente estatal del PAN, para que no aplique aquello de que: “el que calla otorga”. Pero también, la envalentonada legisladora electa debe presentar pruebas de su dicho, de lo contrario estaríamos ante una mentira y, por tanto, también un delito del orden civil cometido en agravio del chiautempense.

¡Ah!, y la Triste Historia que gobierna de igual forma debe informar y transparentar el supuesto contrato del que habló la panista para conocer montos y fechas de celebración del acuerdo comercial, así como sí existió un proceso de licitación o se trató de una adjudicación directa.

HABLANDO DE…

En eso de los señalamientos a la ligera, el representante de Morena ante el ITE, Dagoberto Flores afirmó que hubo supuestos intentos de extorsión a cambio de regidurías, las cuales apenas este fin de semana fueron distribuidas en los 60 ayuntamientos.

Según el morenista, fueron funcionarios del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones quienes habrían pedido dinero a varios candidatos de su partido a cambio de que resultaran favorecidos, sin embargo, no dio nombres, montos, tampoco presentó pruebas de sus dichos realizados en el marco de la sesión celebrada el sábado 15 de junio, en la que aprobaron por unanimidad la asignación de regidurías.

Como era de esperarse, el consejero presidente del ITE, Emmanuel Ávila González, pidió pruebas y amagó con no tolerar dicha conducta, de resultar cierta. Esperamos que desde ese mismo sábado se haya dado a la tarea de investigar el hecho, en tanto que el morenista haya presentado la denuncia penal correspondiente.

Al igual que con la declaración de la dirigente estatal del PAN, resulta cuestionable que ante el conocimiento de un acto probablemente ilícito no procedan por la vía legal de la denuncia penal. De no ser verdad lo que dijo Dagoberto Flores, el organismo electoral está obligado también a actuar en contra del representante partidista por mentiroso y empañar al ya de por sí manchado instituto.