BROTHERS
26 de noviembre - 2021

Por Edgardo Cabrera

Vaya papelón que hizo este jueves el diputado Fabricio Mena, el aún priísta hizo tremendo berrinche porque su correligionaria y coordinadora parlamentaria, Blanca Águila le propinó una zarandeada a su hermano Eberth, el reluciente director del Centro Veterinario Antirrábico, acusado de “limitado” conocimiento técnico y tomar decisiones arbitrarias.

La diputada llevó a la máxima tribuna del estado el caso que ya había denunciado en su momento; el asunto es que hay quejas por el maltrato al personal, pero también por negligencias presuntamente cometidas por el funcionario, entre ellas, ordenar el uso de medicinas y anestésicos caducos, hasta ordenar “quitar etiquetas de frascos vacíos de vacuna antirrábica canina”, ¡para venderlos!   

Fúrico, don Fabricio abandonó la sesión ordinaria y después convocó a una conferencia de prensa para acusar a su correligionaria de maltratar a su hermanito porque, según él, está enojada porque no quiere apoyarla para que se mantenga el fondo de resarcimiento a las finanzas públicas municipales, alias el fondo moches.

Paradójicamente, cuando nuestro compañero periodista José Luis Ahuactzin le preguntó si estaba dispuesto a renunciar a esos recursos en caso de que la mayoría de los diputados los aprobaran dentro del paquete presupuestal, se negó a decir un categórico NO, por el contrario, le dio vuelta al asunto. 

Le guste o no, a Fabricio le conviene más quedarse callado y agachar la cabeza, su otro hermano y ex gobernador Marco lo puso como diputado plurinominal del PRI, partido al que traicionaron, por cierto. Su otro hermano, Eberth, también goza de beca en el módulo canino, de ahí que no hay defensa que le valga.

NI PROSPECTIVA, NI CONTENCIÓN

En pleno día internacional de la no violencia contra la mujer, el caso del secretario de Seguridad Ciudadana de Tlaxcala, el prófugo Alfredo Álvarez Valenzuela regresó a los reflectores nacionales, fue la comidilla en grupo Imagen y Radio Fórmula, los cuestionamientos fueron directos para la gobernadora Lorena Cuéllar.

El miércoles por la noche en el espacio de Ciro Gómez Leyva, el editorial fue dedicado al asunto, cuestionando la pésima decisión de colocar en el cargo a un personaje altamente cuestionado, con denuncias penales por desaparición forzada de personas y abuso de autoridad, “¿no revisaron los antecedentes?”, fue el reproche. 

El jueves en el día internacional de la no violencia a la mujer, el tema ocupó muchos minutos del noticiario matutino del mismo comunicador y salió a relucir la denuncia por acoso labora y sexual presentada en agosto pasado, días antes de que fuera colocado al frente de la policía estatal, y por la noche de este jueves, se presentó el testimonio de la víctima, caso que ya ocupó también los titulares de Televisa.

Es un verdadero desastre, el gobierno más votado en la historia de Tlaxcala está en el ojo del huracán no solo por un funcionario acusado de desaparición forzada, sino porque también fue contratado por un gobierno que encabeza una mujer, pese a la denuncia de hostigamiento contra otra mujer.

No existe ni prospectiva, ni contención del daño, están dormidos en sus laureles, insultando solamente con sus bots, apuestan al olvido y esa pésima estrategia a quien le está cobrando factura es a Lorena Cuéllar, ya no se trata de Álvarez Valenzuela, ahora el asunto es la gobernadora.