CAMINITO DE LA ESCUELA
31 de agosto - 2021

Por Edgardo Cabrera

Al menos las imágenes y testimonio recabados la mañana del lunes con el regreso a las aulas fue de una copiosa respuesta de los padres de familia, alumnos y maestros, el reporte oficial es que la mayoría de las escuelas públicas abrieron para recibir a 270 mil estudiantes del nivel básico.

Sin honores a la bandera ni bienvenidas formales al ciclo escolar, como en antaño y previo a la pandemia, en las escuelas se vio de todo, desde la colocación de arcos desinfectantes (por cierto, NO recomendados por la Secretaría de Salud desde el año pasado),tomas de temperaturas a medias, aglomeración dentro y fuera, hasta casos donde comunidades escolares mostraron gran organización y aplicación de las recomendaciones.

Hablamos de un regreso entre claroscuros, por cierto, con el día con el mayor número de contagios de todo agosto, 154 en las últimas 24 horas, aunado a 3 defunciones y 3 mil 826 personas con la sospecha de estar contagiados.

El éxito o fracaso de este regreso a las aulas presenciales lo veremos en un par de semanas, la responsabilidad del resultado corresponderá ya a las nuevas autoridades estatales, y será Homero Meneses como responsable de la educación, y a quien designen como secretario de Salud, los que tengan que dar la cara a la comunidad escolar, quizá para recibir halagos, o para responsabilizarlos de más contagios y hasta muertes, ya veremos. 

ENTRANTES

Los 25 diputados de la recién estrenada 64 legislatura llegaron puntuales a su toma de protesta, como suele ocurrir, entraron partiendo plaza, en medio de los aplausos de sus familiares y corifeos de campaña, luego salieron del Pleno al área de los “simples mortales” para tomarse fotos, selfies, dar entrevistas, en fin, todo fue miel sobre hojuelas.

Nada nuevo, así es en cada legislatura, los 25 entrantes llegan puntuales y están presentes en su toma de protestas, y en la primera sesión, donde tomarán protesta a la gobernadora electa, Lorena Cuéllar, el problema será a partir de su segunda sesión, cuando los alcance la triste realidad.

Los salientes, como también suele ocurrir, se fueron por la puerta de atrás, con abucheos y el descrédito de mentir, robar y traicionar, la 63 legislatura ya es historia, fueron los más avorazados en cuanto a los recursos públicos, y en el último mes, literal, saquearon todo lo que pudieron, jalaron hasta con el segundo ajuste presupuesta de 11 millones de pesos y tenemos pruebas del acuerdo mediante el cual acordaron repartírselo.

La ex presidente de la Mesa Directiva Luz Vera mintió, en una declaración publicada en El Sol de Tlaxcala dijo que ese dinero fue para cubrir laudos, pero el acta de la sesión PRIVADA del Pleno del 16 de agosto da cuenta de lo contrario, la mayoría avaló repartirse más de 400 mil pesos, cada uno, para destinarlo supuestamente a “ayudas sociales” por la pandemia.

El casi funcionario estatal Ramiro Vivanco, a quien le encomendaron ser el Oficial Mayor del gobierno de Lorena Cuéllar, convocó y propuso esa distribución de los recursos públicos. Nunca rindieron cuentas de si en menos de 15 días entregaron esas supuestas ayudas, a quién, cuánto, cuál fue el apoyo, en fin.

Ahora sí, los perfumaditos y trajeados recién estrenados diputados qué harán, en especial quienes son mayoría que profesan los principios morales de López Obrador y, se supone, tendrán que acatar la recomendación de la gobernadora Lorena Cuéllar de honestidad y combate a los excesos desde el poder público.

Las pruebas están, ellos las deben tener a esta hora, ya pasó la foto del recuerdo, deben dar resultados. ¿Quiénes serán los valientes que lo denunciarán formalmente?

Pero no solo eso, esta semana saldrán a relucir más documentos de los abusos cometidos por los que ya no están, los destrozos impunes al patrimonio del Congreso, o aquel otro que da cuenta de la petición descarada de 180 mil pesos más como “compensación” por el arduo trabajo.

La luna de miel terminó, es hora de dar resultados, pero, de entrada, en su primera sesión de este lunes, dieron muestra de que no son tan distintos de los que se fueron, no integraron la Junta de Coordinación y Concertación Política, sesionaron poco más de 10 minutos y muchos de ellos estuvieron más atentos a su celular que a los trabajos.