DUDAS Y FILTRACIONES
17 de enero - 2022

Edgardo Cabrera

El viernes la procuradora General de Justicia del Estado, Ernestina Carro esperaba salir en hombros tras la rueda de prensa en la que dio a conocer la detención del presunto responsable del asesinato del ex diputado panista Omar Milton, sin embargo, fue exhibida por sus imprecisiones y la re victimización de los afectados.

Se negó a dar a conocer el móvil del homicidio, según para no violar el debido proceso, sin embargo, dejó en claro que no se trató ni de un asunto pasional, ni político, por cierto, ambas causas fueron las que de forma apresurada difundieron los pasquines oficialistascon la intención de desviar la atención y quitarle responsabilidad al estado por la inseguridad que se vive.

La pasional, recordemos, estuvo embarrada de una filtración de datos, como el del lugar donde fue citado el ex diputado horas antes de su muerte y el detalle de la mutilación de la que no tuvieron reparo en difundir; esa información solamente la tenía la dependencia que encabeza doña Ernestina.

Y aunque la procuradora descartó en la conferencia de prensa el móvil político, otra vez, las filtraciones de quienes la rodean la contradicen. 

Violando la ley, los medios lorenistas develaron la identidad del detenido, convenientemente y políticamente, utilizaron una fotografía del PRESUNTO culpable portando una camisola con logo de los partidos de una de las coaliciones que compitieron en la elección pasada, por cierto, rival de quienes ganaron la gubernatura.

Es decir, en lugar de que Ernestina Carro informara puntualmente, diera claridad de las razones que llevaron al crimen y cerrara el paso a la especulación, su comparecencia ante los medios de comunicación generó más dudas y sospechas, en suma, fue una ofensa más de la autoridad para la familia de la víctima.

Esperemos que, tras la penosa rueda de prensa, no se les caiga el caso ante un juez, por descuidos al apresurar una detención sin contar con todos los elementos de prueba o, peor aún, por violar los derechos del presunto responsable y el debido proceso. 

TORPEZA

En eso de la incontinencia verbal, en la misma conferencia del viernes la procuradora acusó al ex presidente municipal de Panotla, Eymard Grande de no colaborar en las investigaciones para esclarecer el homicidio de su padre cometido el año pasado cuando ingresó un comando armado a su domicilio. 

La abogada, de nueva cuenta, pisotea a las víctimas de los delitos, porque una cosa será la evaluación de su actuación y las responsabilidades que se le generen como político y autoridad, pero otra que le hayan matado a un miembro de su familia.

Pareciera, más bien, que la procuradora trató de justificar el nulo avance que se tiene en las investigaciones de ese crimen porque, de entrada, no hay ningún detenido, pese a que participaron más de una decena de delincuentes.

Hasta donde se sabe, es falso que no haya colaborado la familia, no hay que perder de vista que la víctima no solamente es Eymard, en ese incidente también resultaron afectados la madre y dos hermanos del ex presidente, pronto saldrán a rebatir lo dicho por la procuradora.

Y en eso de la justicia selectiva, y de esclarecer solamente lo que políticamente les conviene, otros tantos delitos y crímenes no han distraído el interés de la procuraduría para ofrecer conferencias de prensa donde informen y atiendan a las interrogantes por la creciente ola delictiva que azota a Tlaxcala.