A SU SUERTE
18 de junio - 2021

Por Edgardo Cabrera 

Cid fue dejado a su suerte, sus padrinos y protectores se replegaron, finalmente les hicieron entender que su poder acabó, son los tiempos de Lorena Cuéllar y de sus operadores que empiezan a ejercer el gobierno sin aún tomar protesta.

Así de simple se explica porqué la presidenta de la Mesa Directiva, Luz Vera Díaz, y el presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso, Ramiro Vivanco, promovieron un recurso de revocación ante el poder judicial y, porqué dicha soberanía resolvió de inmediato cancelarle la suspensión a quien se ostentaba aún como presidente de la CEDH.

Pero el asunto no termina ahí, la prepotencia y los excesos de Cid le empezarán a cobrar factura, al igual que a algunos de sus corifeos.

De entrada, los integrantes del Consejo Consultivo promovieron una denuncia penal en su contra por los delitos de amenazas, intimidación, usurpación de funciones públicas, ejercicio ilícito de servicio público, y los que resulten, será cuestión de semanas para que se libre una orden de aprehensión en su contra.

Para rematar, los alfiles de la gobernadora electa en el Congreso ya saben qué tienen qué hacer, al menos no existe en este momento la intención de reponer el procedimiento ni de emitir una nueva convocatoria, en puerta se viene un recurso legal para que sea reconocida la validez y votación de aquella sesión donde fue elegida Jacqueline Ordóñez Brasdefer como presidenta de la Comisión.

Será cuestión de cuadrar la estrategia legal, y de unas cuantas llamadas telefónicas para que quede claro, de nuevo, que los tiempos cambiaron, y que la balanza del poder está cargada del lado opuesto de Víctor Cid y de la camarilla que lo encubrió y protegió por años.

AMNESIA 

El dirigente del PRI estatal, Noé Rodríguez Roldán trata de salvar el pellejo y seguir al frente del partido, pese a que fue el gran derrotado en las elecciones de junio pasado.

Ahora resulta que por medio de un desplegado se le ocurrió presumir “fortaleza y unidad”, al tiempo de “jactarse” de ganar nueve presidencias municipales y un distrito electoral, algo que debería causarle vergüenza ya que siendo el partido en el poder no pudo refrendar, al menos, los 19 ayuntamientos que gobernaban, empezando por la capital, y perdieron la gubernatura tras dos elecciones consecutivas de triunfo.

Noé se está tardando, conocidos los malos resultados debió presentar su renuncia, por congruencia.

Cuando habla de fortaleza olvida que su pobre operación política dejará sin trabajo a miles de priístas que laboraban en el gobierno estatal y en municipios de gran rentabilidad electoral como Tlaxco, Huamantla, Tlaxcala y Chiautempan, debilitando con ello a una estructura que se quedará pobre para operar.  

DESFACHATEZ

En eso de la incongruencia, al diputado federal panista Carlos Carreón deberían construirle un monumento a su cinismo, resulta que acabada la elección se hace el aparecido para darse golpes de pecho, denuncia una supuesta persecución política a los militantes albiazules por lo que exigió la renuncia del dirigente José Gilberto Temoltzin.

El gris diputado federal tiene el descaro de decir que la dirigencia no pudo refrendar los 10 municipios que gobernaban y ahora solamente tendrán tres, sin embargo, pequeño detalle, a diferencia de otros panistas como su correligionaria Adriana Dávila o la propia Minerva Hernández, con todo y sus diferencias con Temoltzin, se fajaron los pantalones, trabajaron en campaña e invirtieron tiempo, dinero y esfuerzo, al legislador, por su lado, le temblaron las corvas.

Pasada la tempestad Carlitos Carreón se hace el aparecido para pedir cuentas, cuando él debería rendir una explicación de su inacción, no solo eso, ¿alguien sabe qué ha hecho por Tlaxcala y por su partido siendo diputado federal?, por cierto, plurinominal.