EN SUS MARCAS…
29 de octubre - 2020

Ahora, a diferencia de hace cuatro años, el salirse y hacer berrinche sería un suicidio político, en Morena y sus aliados de la 4T la fila es larga y las candidaturas ya están repartidas exponencialmente

Por Edgardo Cabrera

Formalmente el PRI se acomodó en el carril de salida para los comicios del 2021, luego de que el martes palomearan el método para la elección de candidatos, y de que se avalara la construcción de la mega coalición.

Fue el propio gobernador Marco Mena quien encabezó la sesión Extraordinaria del Consejo Político Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y mandó varios mensajes, el principal, que más allá de amistades y afinidades, así como diferencias personales, el abanderado a la gubernatura será aquel aspirante que tenga bases reales.

Con ello, pareciera, que se dejó atrás la exploración del terreno y de experimentos al interior del tricolor. A estas alturas la única que cuenta con una estructura en tierra, pero también pláticas avanzadas con aliados políticos y otros partidos es la alcaldesa capitalina, Anabell Ávalos quien ya se alista para separarse del cargo.  

Del citado encuentro, Marco Mena pidió respeto y tolerancia, si es que quieren ganar, “las pasiones, antipatías, desamores y extravíos son perfectamente superables”, les dijo en franca referencia a personajes muy cercabos a él que difílmente podrán ser candidatos por el simple hecho de que no resultan competitivos. 

Y hablamos que en la terna final están el actual dirigente estatal, Noé Rodríguez Roldán y el secretario de Educación, Florentino Domínguez, quienes serán los primeros a quienes se les pondrá a prueba su militancia y disciplina.

Precisamente hace cuatro años ocurrió lo mismo, algunos como Guadalupe Sánchez Santiago determinaron abandonar el partido y sumarse al PAN, el resto, en aquella ocasión, Anabell Ávalos, Noé Rodríguez, Ricardo García Portilla y Anabel Alvarado se quedaron y cerraron filas.

Ahora, a diferencia de hace cuatro años, el salirse y hacer berrinche sería un suicidio político, en Morena y sus aliados de la 4T la fila es larga y las candidaturas ya están repartidas exponencialmente, como para aceptar a tránsfugas, y eso lo sabe muy bien Marco Mena y así se los dejó entrever cuando en una parte de su discurso advirtió: “construir un proyecto compartido será la tarea que culmine en un proyecto socialmente persuasivo y ganador”. 

CÓNCLAVE MORENO

De no ocurrir algo extraordinario, este jueves los principales liderazgos y personajes allegados al senador Joel Molina tendrán un primer cónclave, de cara a cerrar filas y frenar el agandelle del lorenismo que, sin guardar luto, ya chacaleaban y maquinaban cómo arrebatar el partido estatal. 

Trasciende que vendrán personajes de peso nacional en el partido, pero también referentes estatales como el hijo del presidente de la república, Gonzalo López Beltrán.

Se espera que están coordinadores regionales, miembros de la dirigencia estatal y operadores políticos.

De entrada, nos dicen, la intención es cerrar filas y frenar el titubeo de algunos que comenzaron a enfocar su mirada a otros proyectos, incluso fuera del Movimiento de Regeneración Nacional.

No solo eso, tras el anuncio del regreso de José Antonio Álvarez Lima al senado, y su renuncia a Canal Once, se fortalece la confianza entre el molinismo esperando que sea precisamente el ex gobernador, junto con Gonzalo López Beltrán, quienes fijen el rumbo y la ruta al 2021.