Reabren el Arco Norte: fin del bloqueo de 82 horas tras acuerdos
20 de junio - 2024

La demanda principal de los ejidatarios se centraba en un pago justo por las tierras ocupadas para la construcción del Arco Norte hace 18 años

Por Stephany Rodríguez

Después de 82 horas de parálisis, la autopista Arco Norte vuelve a estar operativa. Los ejidatarios de Tlaxcala, Hidalgo y el Estado de México llegaron a un acuerdo con las autoridades, permitiendo el restablecimiento de la circulación en esta vital arteria que conecta con Querétaro y Puebla.

El conflicto, que afectó a miles de conductores, culminó tras intensas negociaciones lideradas por Sergio Tonatiuh Ramírez Guevara, subsecretario de Gobernación. La reunión, que también contó con la participación de la Secretaría de Desarrollo
Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y funcionarios de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, se prolongó por siete horas antes de llegar a un acuerdo.

El bloqueo, iniciado en el kilómetro 148+000, cerca de la comunidad de Santa María Actipan en Axapusco, se levantó luego de que las autoridades se comprometieran a continuar con mesas de diálogo y realizar un pago parcial en aproximadamente un mes. Este acuerdo fue un alivio para los afectados, ya que los ejidatarios habían amenazado con derribar un puente crucial de la autopista.

Antonio Camargo Cruz, representante del ejido de San Agustín Zapotlán en Hidalgo, inicialmente expresó frustración ante la falta de respuestas. Sin embargo, poco después, anunció que se había alcanzado un entendimiento favorable.

La demanda principal de los ejidatarios se centraba en un pago justo por las tierras ocupadas para la construcción del Arco Norte hace 18 años. Según ellos, el gobierno solo ofrecía 50 pesos por metro cuadrado, mientras que ellos exigían al menos mil 500 pesos por metro cuadrado debido al incremento del valor del suelo en casi dos décadas.

Ramírez Guevara subrayó la complejidad del proceso de expropiación, destacando que aunque se ha avanzado significativamente, aún queda trabajo por hacer. «Hemos acelerado los procesos y liberado parte de los recursos, pero evidentemente falta», afirmó el funcionario.

La reapertura del Arco Norte no solo restaura una importante vía de comunicación sino que también representa un avance en la resolución de un conflicto de larga data entre los ejidatarios y el gobierno.