Abogado balín
19 de junio - 2024

Por Camila Tornel

Por el bien del pueblo tlaxcalteca, el gobierno estatal requiere analizar la situación de Miguel Sánchez Ramírez, supuesto titular del Instituto Tlaxcalteca para Devolverle al Pueblo lo Robado.

Y es supuesto porque hace unas semanas la Suprema Corte de Justicia de la Nación invalidó diversas disposiciones de la Ley para la Administración y Destino de Bienes Asegurados, Abandonados, Decomisados y Extinción de Dominio del Estado de Tlaxcala, por lo que dicha institución carecería de validez legal, y su nombramiento sería una farsa.

No es secreto que son varias las derrotas legales que el gobierno estatal ha sufrido por la falta de capacidades de quien se desempeñó como director Jurídico de la Secretaría de Gobierno en los tiempos del gris Sergio González Hernández, el candidato a Senador derrotado por la priista Anabell Ávalos Zempoalteca.

Y como encargado del Instituto Tlaxcalteca para Devolverle al Pueblo lo Robado no se sabe qué hace, pero se tiene claro que cobra como tal. Los engaños de este “funcionario” debe someterse al tamiz de un elemental costo-beneficio, tanto para el gobierno estatal como para el pueblo tlaxcalteca.

¿Qué caso tiene sostener a un personaje que se dice abogado, pero realmente no sabe de leyes y no es buen litigante? Es un abogado balín.

Se debe aclarar cuál será la suerte del Instituto Tlaxcalteca para Devolverle al Pueblo lo Robado, que en el papel buscaba administrar todos los bienes decomisados por actos de corrupción, pero en los hechos sólo hizo más obeso el aparato gubernamental.

Una institución como esa, que contraviene el orden constitucional, serviría para saciar las ansias de poder de alguien que no tiene más compromiso que con su propio interés, y ya es hora de que se ponga orden, ¿o no?.

Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx