La danza de los suspiros 
21 de junio - 2022

Por Fernando Tamayo


Andrés Manuel Lopez Obrador dedicó toda su vida, al menos, la política a consumar su sueño de ser Presidente de la República, no bastaron dos derrotas electorales para que el oriundo de Macuspana se alzará con una legitimación histórica en 2018.
Lastimosamente para él y su proyecto, el arribo al poder, vino en el peor momento, y como se dice en el argot “la política es de circunstancias y momentos” el mandatario no tuvo más remedio que afrontar las adversidades y sucumbir ante aquello que no puede cambiar.

La emergencia sanitaria provocada por el covid y con ello la crisis económica mundial marcaron el rumbo del sexenio de quien tenía y sigue teniendo el apoyo del pueblo mexicano que tanto desea una verdadera transformación.

Lo anterior viene a colación por el hecho de que pareciera que el sexenio vive sus últimos momentos y que tanto la 4T como su partido MORENA adelantaron el reloj electoral y han dado marcha al proselitismo con miras a la sucesión de 2024.
Son varios los tiradores, pocos los validados y un solo “tapado”, sin embargo la telenovela denominada “El camino hacia palacio” apenas vive sus primeros episodios, en la misma se esperan, traiciones, descalificaciones, exhibiciones y hasta reclamos, sin embargo, la estrategia parece ser clara; quedar si o si bien con el Presidente.
A la fecha el mejor rankeado parecer ser Marcelo Ebrard pero lleva el estigma de ser el peor visto por Andrés Manuel, a diferencia de otros tantos que gozan de la simpatía del Presidente.

La suerte está echada y a pesar de que apenas vivimos los primeros años de esta “Nueva Historia” todo parece indicar que la 4T obtendrá el triunfo el próximo 2024 y con ello podrá gozar de una nueva oportunidad de dar respuesta a las exigencias sociales y a los reclamos colectivos. El mandatario federal ya fue claro al señalar que se jubilará al concluir su encargo ahora solo bastará saber quién podrá consolidar el proyecto de nación que tanto hace falta. Al tiempo.

Desde la barrera 

Y pese a que en Tlaxcala apenas cumplimos un año de esta Cuarta Transformación existe más de uno que ya suspira con la sucesión local, o al menos, con alcanzar una curul local o federal. Los primeros apuntados son los funcionarios estatales, quienes, se encuentran más preocupados por salir en los reflectores que por contribuir a generar resultados en favor del gobierno para el cual trabajan y en pro del pueblo al cual se deben. 

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”