MALAS NOTICIAS
20 de enero - 2022

Edgardo Cabrera

Malas oticias para Tlaxcala, durante diciembre la percepción de inseguridad en la capital del estado creció, y mucho, hablamos de más de 17 por ciento en comparación con el trimestre anterior.

Los capitalinos se sienten más inseguros que antes, y eso no es nada bueno considerando que en la ciudad sede de los tres poderes del estado supondríamos mayor presencia de las autoridades para inhibir el delito y por tanto una percepción positiva. 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana que elabora el INEGI, en el último trimestre del año 2021, 49.1 por ciento de los capitalinos entrevistados temen utilizar un cajero automático porque los pueden asaltar, o viajar en el transporte público o de plano ir al banco, las tres anteriores son las razones de mayor sensación de inseguridad.

Pero también aparece, en orden descendiente, el riesgo de ser víctimas de los delincuentes en carreteras, mercados, parques recreativos, automóvil, centro comercial, trabajo, casa y escuela. 

Y llama la atención el crecimiento de 17 por ciento en la percepción, considerando que, en el primer mes del último trimestre del año, hablamos de octubre, el gobierno estatal presumió la entrega de 61 nuevas patrullas y uniformes, algo que, como vemos, no impactó en la generación de mayor confianza.

LA BUENA 

Nos enteramos que para salir del bache, el presidente municipal de Tlaxcala, Jorge Corichi está por concretar la puesta en operación de más patrullas y elementos policiacos, quieren llegar a las dos centenas de uniformados, es decir, pasar de 125 a 200.

Los nuevos elementos tendrán 45 vehículos y motocicletas más, quieren que se haga notar la presencia policiaca en la ciudad.

Y no descarte que también haya purga de algunos elementos, empezando desde la cabeza, hasta algunos chambones y corruptos que andan haciendo de las suyas en la capital, tal y como quedó constancia en un video de un par de policletos que “negocian” por su cuenta las infracciones con los automovilistas infractores.

Mientras en pleno centro histórico los delincuentes no tienen reparo en cometer sus fechorías, actúan impunemente en el robo de autopartes, los simpáticos uniformados se dan un festín con las infracciones, ahora entendemos la percepción de inseguridad.

Ojalá y el alcalde tome muy en serio el malestar de los ciudadanos reflejado en la encuesta del INEGI y ponga cartas en el asunto.

UNA MÁS

Hablando de la capital, también debe revisarse el comportamiento es al interior del cabildo, el lunes un grupo de regidores acusaron a presidentes de comunidad de llegar en estado de ebriedad, y no solo eso, sino seguir bebiendo al interior del recinto donde se celebraba una sesión de trabajo.

El primer regidor, Raymundo Vázquez señaló directamente a los presidentes de comunidad de Ocotlán, Ixtulco y San Lucas Cuauhtelulpan de estar en esa condición, y pidieron al alcalde actuar en consecuencia.