Mala estrategia
20 de enero - 2022

Por Mauricio Hernández Olaiz

Una de las constantes del nuevo gobierno de Tlaxcala es la de presumir, de manera reiterada, su liderazgo en distintos campos y áreas de la administración pública. De manera frecuente las redes del gobierno y las de la propia gobernadora hacen mención de que el estado es líder en entrega de pensiones para adultos mayores, apoyos a personas con discapacidad, apoyos del programa de fertilizantes, generación de empleos, crecimiento económico, seguridad pública y un largo etcétera.

Esta estrategia es idéntica a la que llevaba a cabo Cuéllar Cisneros cuando era súper delegada en la entidad. Sin embargo la mayoría de las veces no existe información para corroborar el aparente liderazgo tan cacareado y en otros los datos no corresponden con la realidad.

Queda claro que la tendencia principal del sexenio Lorenista será replicar los programas asistencialistas, paternalistas y electoreros. Al mejor estilo del campeón del mundo de los programas sociales, López Obrador, la gobernadora se mantiene en su disfraz de súper delegada para posicionarse en encuestas, antes de dar trámite a cuestiones relevantes de la administración del gobierno. Su Facebook está lleno de imágenes de entrega de apoyos, apoyos y más apoyos.

Ante la severa crisis que han vivido en las últimas semanas en materia de seguridad, ni tardos ni perezosos salieron a presumir ser el estado más seguro del país en cuanto a incidencia delictiva. Pero como siempre, esos datos llevan jiribilla y no se interpretan como debieran. Me explico.

Efectivamente el estado de Tlaxcala es el de menor incidencia delictiva en el periodo Enero – Diciembre de 2021 (de los cuáles 8 meses son de Marco Mena y solo 4 de Lorena) con una incidencia de 4140. Pero esa incidencia al ser tasada en la equivalencia por habitante (alrededor de un millón trescientos cuarenta y tres mil habitantes) nos manda en delito por habitante a una ya no tan honrosa posición 11 de la tabla. Es Decir, hay pocos delitos, pero hay pocos habitantes.

En los 4 meses y medio de gobierno los delitos de alto impacto en el estado han crecido en un porcentaje cercano al 3%. No es una tasa tan alta, pero sin duda hay incremento. Pese a ello la estrategia de gobierno es seguir presumiendo liderazgo en seguridad y en casi todas las áreas, insisto, sin datos duros certeros de donde corroborarlos.

Y en otros, como ya mencione, la información es errónea. Por ejemplo, solo en el mes de septiembre de este año la tasa de desocupación, según datos del INEGI, subió un 6.1%, para octubre incrementó otro 2.3%, Noviembre 1.9 y diciembre 7.3% para un total de 17.6% de incremento de desocupación. Cerca de 46700 Tlaxcaltecas se encontraron sin trabajar y estuvieron buscando una opción laboral en los 4 meses de la nueva historia.

Nota relevante: Muchos de los que se quedaron sin empleo en esos meses, trabajaban para el gobierno del estado. Por ello cuesta entender el argumento de que dicen gobiernan para todos los Tlaxcaltecas. Menos para los que dejan sin trabajo.

Por ello dió risa cuando presumieron sus números de empleo temporal por la villa Navideña.

Según los autores Al Ries y Jack Trout, expertos en mercadotecnia, publicidad e Imagen, uno de los grandes errores que se comenten, ya sea en el campo público o privado, es precisamente el de promocionar primeros lugares en el mercado sin datos fehacientes y comprobables. El liderazgo en los distintos campos de competencia es algo que se debe, no solo sustentar sino homologar, ser comparables y estadísticos. Una sola mención de liderazgo sin sustento lleva al público a cuestionar el mismo (mi caso).

Dicen Ries y Trout que generalmente una posición de liderazgo no comprobable es muestra fehaciente de no serlo, incluso, de estar muy por debajo de los estándares de mercado. En otras palabras, es muy fácil decir que todo va muy bien cuando la percepción, y los datos, dicen todo lo contrario.

Algunos siguen manifestando que el actual gobierno es aún muy joven para ser realmente evaluado. Probablemente, pero bajo esa premisa  creo que también es muy joven como para presumir, una y otra vez, éxitos en todas las áreas. Finalmente no han logrado nada y si han tenido sonados hierros.

Por lo pronto el gobierno de Tlaxcala ejercerá en 2022 un presupuesto multimillonario, en donde la mayoría del dinero se destinará para asistencialismo electorero y operación política. Seguramente servirá para que, al igual que su distinguido líder en el gobierno federal, los resultados sean muy pobres pero tendrá una gran popularidad.

A fin de cuentas eso de nada sirve…Mala estrategia.

@olaizmau

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”