PRIETOS
1 de diciembre - 2021

Por Edgardo Cabrera

Más claro no podía ser, la dirigencia estatal del PRI de Noé Rodríguez (quien por la noche del martes renunció al cargo) y el diputado Fabricio Mena y hermano del ex gobernador Marco, juegan del lado del Morena, los hechos hablan por sí solos.

La semana pasada y a sabiendas que alistaba su salida del tricolor, mediante un comunicado Noé apoyó al legislador quien convocó a una rueda de prensa para quejarse de su correligionaria y coordinadora parlamentaria, Blanca Águila, luego de que en tribuna le tundiera a su otro hermano, Eberth, de quien pidiera su remoción de la dirección del Centro Veterinario Antirrábico, por “incompetente”, así lo dijo.

En el boletín de prensa, la dirigencia de Noé Rodríguez se pronunció en contra del Fondo de Resarcimiento a las Finanzas Públicas Municipales, mismo pretexto que utilizó Fabricio para decir que Blanca atacó a su brother por revancha, porque no la quiere apoyar para etiquetar dicho recurso en el presupuesto del próximo año.

Curioso, en la legislatura pasada guardaron silencio, incluso aplaudieron que su entonces diputada Zonia Montiel no renunciara a esos recursos y, por el contrario, hasta la llevaron a la sede estatal tricolor para que supuestamente transparentara cómo repartió el fondo moches, por cierto, bolsa convalidada por su hermano gobernador.

Ahora, en una nueva incongruencia, Fabricio se sumó al bloque de Morena para proteger al secretario de Gobierno, Sergio González, que es llamado por el resto de los legisladores para que comparezca y rinda cuentas de sus torpezas.

Diana Torrejón y Blanca Águila, se sumaron a las bancadas del PT, Verde, PRD, Nueva Alianza y las representaciones de Fuerza por México, Encuentro Social Tlaxcala, Alianza Ciudadana y PAN.

De los morenistas se entiende su negativa, son gobierno y protegen a los suyos, ¿pero de Fabricio?

Ya por la noche Noé anunció su renuncia a la dirigencia estatal, según él porque está en contra de las imposiciones del CEN y de que quienes tienen cargo velan solo por sus intereses, le pegó de nuevo a Blanca pero apapachó a Fabricio. No sería nada raro verlo próximamente integrado al gabinete del horror, el mismo que premió la traición del secretario del PAN a la antigua alianza “Unidos por Tlaxcala” y lo acomodó en un puesto en el Cobat.

PREOCUPADOS

A colación de la comparecencia de Sergio González, pactada para un periodo no mayor de diez días, el funcionario tendría que rendir explicaciones de un sinfín de cosas, desde sus excesos al demandar la renuncia del presidente municipal de Xicohtzinco, cumpliendo el capricho de su ex correligionario panista y ex auditor superior, Crispín Corona, hasta la inexplicable fuga del secretario de Seguridad Ciudadana.

En lo político y el gabinete existe un completo desastre, ayer daba cuenta de los yerros, renuncias y hasta los negocios que traen funcionarios que se auto contratan como proveedores.

Pero en inseguridad las cosas seguirán escalando, los tentáculos del prófugo Alfredo Álvarez Valenzuela se extienden hasta la Procuraduría General de Justicia del Estado, nadie ha querido voltear a ver lo que ocurre con la policía de investigación, pero la llegada de su jefe es el hilo que hay que jalar.

Nadie se explica cómo llegó Víctor Montiel Ramos al cargo, su pasado se remite a la policía bancaria e industrial de la Ciudad de México, fue contralor interno, por lo que resulta entendible que los elementos no comprendan cómo alguien sin experiencia en investigación los dirija, sin embargo, la “recomendación” del secretario de Seguridad pudo más.