Migajas
30 de noviembre - 2021

Por Fernando Tamayo

En el PAN Estatal la disputa por los restos que quedan de ese partido están a la orden del día. La guerra entre el neopanismo y los “vividores” de siempre están a la orden del día.

Ayer nuestro compañero Edgardó Cabrera dio cuenta de la guerra mediática y de redes sociales que se vive entre los dos bandos que buscan hacerse de la Dirigencia Estatal del Partido Acción Nacional, y aunque pareciera que no hay mucho jugo en dicho Instituto Político, el futuro del mismo jamás había estado en juego como ahora.

Algunas semanas atrás hacíamos referencia de que en el albiazul no solo se disputan el presupuesto de dicho Partido, sino además el futuro inmediato que pudiese tener el PAN en Tlaxcala y que podría darle un nuevo rostro.

Los ataques entre aquellos que apoyan a Minerva Hernández y los que se inclinan por Miriam Martínez se han puesto color de hormiga y han dejado en claro que por el momento esa unidad partidista se ha dejado para mejores momentos.

Los panistas deben tener claro que una carnicería por la dirigencia a nadie beneficia, mucho menos cuando solo quedan migajas de un Partido Político que alguna vez tuvo la oportunidad de dirigir las riendas del Estado.

Hoy más allá de conservadores y neopanistas ambos grupos deben tener en claro que se disputan un partido moribundo en la Entidad y que el reto de volverlo competitivo electoralmente es enorme. Más allá de las descalificaciones, señalamientos y golpes bajos bien valdría la pena conocer cuáles serán las estrategias que cada fracción pudiese implementar para hacer del PAN un partido con verdadera oposición y mucho más cercano a la gente. Lo demás no es más que la lucha por el poder mismo. Al tiempo.

Desde la barrera

Y hablando de oposición en el tricolor no cantan mal las rancheras, la lucha entre Blanca Aguila y Fabricio Mena deja en claro que en el PRI existe todo menos orden e institucionalidad, con esos desplantes somos testigos de que el priismos tiene una franca crisis.

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”