Legitimando la ilegalidad
19 de octubre - 2021

Por Fernando Tamayo

Una de las premisas fundamentales para todo Estado moderno es la preeminencia del llamado Estado de Derecho. Y es que no puede detonarse el Crecimiento y el Desarrollo Económicos si los actores económicos no cuentan con reglas claras del juego que les permita garantizar sus inversiones.

Todo país que se dice desarrollado contempla que el Estado garantice una estabilidad básica de normas que no cambien de un plumazo los modelos de negocio.

Con la emisión del Decreto firmado por parte del Presidente Andrés Manuel López Obrador mediante el cual se contempla la legalización de miles de automóviles “chocolates” se pone en jaque a uno de los sectores económicos más lacerados por la pandemia; la industria automotriz.

Más allá de los argumentos gubernamentales y de los industriales respecto al Decreto firmado por el Ejecutivo Federal es evidente que el mismo impactará negativamente en dicha industria.

Basta recordar que en 2015 un documento similar se firmó por el entonces mandatario Vicente Fox como una acción electoral en la frontera. Las caídas en el sector automotriz tras dicho Decreto fue brutal.

Para Tlaxcala, uno de los Estados más pujantes de la industria automotriz y de los cuales conjuntamente con el Estado de Puebla y Aguascalientes más se beneficia de la elaboración de vehículos nuevos, lo firmado por el Presidente de la República, puede golpear de manera negativa la generación de empleo y la inversión pilares fundamentales para el desarrollo de nuestra Entidad.

Si bien es cierto el Decreto que legaliza autos “chocolates” solo aplicará en primera instancia en los Estados fronterizos del norte del país, la realidad es que la industria automotriz vivirá una etapa todavía más compleja de la que ya tenia desde 2016, y en términos prácticos eso sin duda afectará de manera negativa en el desarrollo de nuestra Entidad. Al tiempo.

Desde la barrera

En la mayor parte del país, incluyendo Tlaxcala, el semáforo epidemiológico ha pasado a color verde.

Pese a lo anterior no debemos bajar la guardia ni dejar de lado las medidas sanitarias, es necesario redoblar esfuerzos para cuidarnos dado que la apertura en su totalidad de todas las actividades puede provocar la cuarta ola de contagios y seguir cobrando víctimas letales.

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”