A las escondidas … ¿Y Sergio?
15 de octubre - 2021

Por José Luis Ahuactzin

Que a la gobernadora alguien le diga dónde está Sergio, y no precisamente el bailador, sino el de la Segob.

Sus desatinos mantienen paralizado a Tlaxcala, no sólo en inseguridad sino en conflictos municipales, que en Tlaxcala la cuarta transformación ya queda a deber; aunque si lo vemos desde su óptica: no pasa nada y seguro es el PRIMER lugar nacional de seguridad, así como es el manejo de la pandemia que casi, casi, ya es erradicada.

Para muestra basta un botón: el pasado 11 de este mes un medio poblano reportó que la patrulla de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), TL190A-1, fue ‘rafagaeada’ por desconocidos en plena Vía Corta, a la altura del municipio de Tenancingo.

El pasado miércoles se informó de un enfrentamiento social en San Pablo del Monte, por un inmueble, que dejó lesionados; en Tlatelulco, pobladores enardecidos por la inseguridad ataron al poste al director de la policía municipal.

Hace dos semanas, en Xicohtzinco, el conflicto social dejó dos vehículos calcinados derivado -según ellos- por una agresión con arma de fuego a un integrante del movimiento social.

¿Y Sergio dónde está?

Y en eso del gusto por esconderse, o el hábil manejo de la opacidad desde el gobierno, se mantuvo en SECRETO y trascendió que la gobernadora fue intervenida quirúrgicamente, por un problema de salud que le generó complicación durante la campaña política. Nada de gravedad, cuentan sus más cercanos funcionarios, pero sí necesaria.

Aunque ambulatoria pero nada de peligro, según el SECRETO que salió desde la oficina de la avenida Juárez de la capital del estado.

El hecho es que la gobernadora, quiera o no, debería informar su estado de salud a los tlaxcaltecas, pues existe una línea muy delgada entre lo público y lo privado que debería hacerse de conocimiento simple y sencillamente por ser la GOBERNADORA.

Pero mientras que unos desaparecen y otros se esconden, hay quienes, si prefieren los reflectores, el foco de atención, a tal grado de anunciarse en páginas completas de revista de glamour, de la aristocracia, de la clase social alta; o sea de la crema y nata de la sociedad en Tlaxcala, cómo es el caso de la diputada local petista Lorena Ruiz, hija del ex alcalde de Apizaco Reyes Ruiz.

Fuentes cercanas a su círculo social ALTO, cuentan que su campaña emprendida es por la lucha de la alcaldía, al igual que su par Mónica; inclusive, trascendió que es primordial objetivo, pero la realidad es que está siendo mala asesorada y sólo es expuesta al escarnio social.

Así las cosas…

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”