Cochinero Judicial
19 de agosto - 2021

Por Mauricio Hernández Olaiz

Cero y van…varias. Y es que los magistrados del poder judicial de Tlaxcala ya les gustó eso de andar removiendo magistrados presidentes a la hora que les de la gana o convenga a sus intereses.

Lejos estoy de saber de leyes, justicia y todo aquello que me embarre las manos de estiércol judicial, pero seguro estoy que los magistrados están facultados para designar al presidente en turno, pero no para deponerlo del cargo cuando les plazca.

Fernando Bernal Salazar no la vio venir y de repente, lo quitan, como si fuera un puesto de discos piratas en cualquier tianguis del estado. En eso se ha convertido el poder judicial, en un tianguis, en donde los lidercillos se van moviendo y en cuanto pueden le tiran el puesto al que mejor anda vendiendo.

A Bernal Salazar, se le acusa de un déficit de 10.2 millones de pesos, por la subcontratación de personal y compras a sobreprecio, sin hasta ahora conocer algún documento, prueba o denuncia de tales irregularidades, solo el dicho de 4 magistrados que votaron por su inmediata remoción.

Caso curioso, quien ahora vuelve a fungir como magistrado presidente, Héctor Maldonado Bonilla, también fue depuesto en su momento por irregularidades similares o hasta peores, sin que tampoco se mostraran pruebas sustantivas que validaran su remoción. Salvo aquellos señalamientos de privilegiar con contratos a las empresas de Hugo René Temoltzin Carreto, esconder datos en su declaración patrimonial y el darse a conocer que percibía un super sueldo de 205 mil pesos mensuales, evidenciado en medios nacionales como uno de los magistrados presidentes mas caros del país, entre otras tantas linduras.

Es bueno no padecer amnesia, como no la tuvo Yeny Charrez, directora del colectivo Mujeres con Poder, quién lamentó profundamente el regreso de Maldonado a la presidencia del TSJE.

A Diferencia de Maldonado Bonilla, quien luego de su remoción se amparó, Bernal Salazar no se sabe si esté llevando a cabo algún movimiento que le permita reincorporarse a su puesto en la presidencia. Debe ser una delicia ser magistrado y tener a colegas de tan alta honorabilidad. Simplemente no sabes cuando te van a clavar el puñal en la espalda.

En la remoción de Maldonado 6 de 7 magistrados decidieron echarlo, o sea todos. En el Caso de Bernal solo 4 de 7, suficientes, pero eso muestra clara división. Dos Interinas le entraron al golpe de estado, Marisol Barba Pérez y Ernestina Carro Roldán, dos magistradas que probablemente muy pronto ya no lo serán más. ¿Acaso por lo mismo le entraron al juego político siguiendo las instrucciones?

Por lo pronto suena, trasciende, que Ernestina Carro se enfila a ser la nueva procuradora de justicia en el gobierno de Cuellar Cisneros.

Maldonado Bonilla, un ex marianista de cepa, que ya no lo es más. “Convertido” ( o por así convenir a sus intereses) en Lorenista por Ramiro Vivanco Chedraui, para ser parte del tablero político en el estado. La justicia, luego vemos, ahora solo interesan los acomodos.

Muchos están desesperados por conocer, por confirmar, quienes formarán parte del gabinete de la nueva gobernadora. En los poderes legislativo y judicial ya quedó claro quiénes son los que pertenecerán.

Es verdad, Bernal tal vez se sobrepasó en mostrar bandera en la pasada campaña electoral. Pero su gran hierro fue proteger al innombrable, al Voldemort de los anti derechos humanos Cid el Prado. Aunque reculó, el daño estaba hecho.

Ahora solo basta esperar si tomará alguna medida legal, judicial para llevar a los tribunales la ilegalidad.

Debe ser bien padre trabajar cerca de personajes que siempre te buscarán ahorcar.

Porque tristemente esto…esto no solo pasa en Tlaxcala.

En el México del cuatro teísmo dicen que el poder judicial apesta, sin duda, pero buscan acomodar a otros apestosos.

@olaizmau

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”