COMO INTESTINO
12 de julio - 2021

Por Edgardo Cabrera

Si de algo han dado muestra los levantadedos que despachan en Allende 31, es de descomponer todo lo que pasa por sus manos, por ello ya son historia: son la legislatura intestino.

Apenas el viernes volvieron a hacer de las suyas, por vendeta política 13 que buscan chamba en el próximo gobierno estatal citaron a comparecer al presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, querían “darle un sustito” para “aplacarlo”.

Desde el poder judicial tuvieron el apoyo de dos magistrados que también empiezan a mover sus fichas en busca de doblegar la presidencia de Fernando Bernal, por un lado don Maldonado (brother de aquel diputado que tiene apellido de tienda de abarrotes), y del otro lado doña Ernestina, quien ya se vio en el trono judicial.

La mal llamada comparecencia se cocinó en 24 horas, el jueves convocaron a sesión extraordinaria y aprobaron ipso facto un listado de cinco supuestas demandas de información que según un particular les hizo llegar “preocupado” por el manejo administrativo del presidente, así como de vicios en la impartición de justicia.

Ingenuos y torpes, el G13 no se tomó la molestia de revisar la veracidad de los señalamientos, el procedimiento evidentemente ilegal, tampoco les tomó su atención, como ya se van, se piensan onmipotentes, más allá de cualquier ley.

Y es que como suelen actuar los 13 domesticados, vendieron la idea de que políticamente les resultaría rentable confrontar a otro poder. Calcularon que el presidente no acudiría al llamado y que emprendería un litigio sobre la ilegalidad de citarlo a comparecer.

Con lo anterior esperaban “exhibirlo” por negarse a la transparencia, acusarlo de “proteger” a la mafia del poder encarnada en el ex presidente de la CEDH, Cid del Prado; no rendir cuentas, y aprovechando todo lo anterior, culparlo de supuesta traición a la causa morenista durante las elecciones, argumento que empezaron a regar con sus blogeros cuates de parrandas.

MIERDA

La reacción y la respuesta no la calcularon, contra sus pronósticos, el viernes Bernal acudió ante la camarilla que lo citó (el resto de los legisladores no les siguieron el juego político), y respondió puntualmente a sus dudas. La falta de argumentos y de información de los levantadedos fue evidente, nadie lo cuestionó, tampoco lo confrontó, simplemente hicieron el rídiculo.

De los juicios jurisdiccionales de una particular y de la protección constitucional concedida al ex titular de la CEDH, fueron apegados a lo que marca la ley -les dijo- y, por el contrario, quedaron exhibidos los 13 levantadedos porque no actuaron con prontitud y eficacia en materia legal para combatir esos recursos.

Aunque ahora finjan amnesia, no hay que olvidar que ellos protegieron a Cid al no desahogar un juicio político, además se sirvieron de dicho personaje, lo toleraron y hasta le solventaron anomalías financieras detectadas por el OFS, hay quienes incluso se beneficiaron con plazas para sus allegados en el organismo.

También le cuestionaron la legalidad del nombramiento del representante del Ejecutivo ante el Consejo de la Judicatura, pequeño detalle, a don Leonel Ramírez lo designó Marco Mena hace más de 1 año, y nunca la legislatura lo observó, como tampoco ellos han nombrado a su propio representante.

De las supuestas anomalías financieras, resulta que el Órgano de Fiscalización Superior no las tiene detectadas ni observadas, ese informe lo tienen en su poder los levantadedos desde el 1 de julio pero, al parecer, ni lo han leído.

Para rematar, cuestionan la contratación de personal, nombramiento de jueces y otros actos administrativos que son competencia tanto del Consejo de la Judicatura donde, insisto, no se han tomado la molestia de nombrar al representante del legislativo, aún así, Bernal les entregó la información y no hubo mayor cuestionamiento porque, simple y sencillamente, su ignorancia y torpeza es mayúscula.

Si los 13 levantadedos querían quedar bien, de nueva cuenta, todo lo echaron a perder, lo hicieron mierda, como la larga lista de cosas que ha pasado por ellos y que han terminado en el excusado.