A FUERZA
30 de junio - 2021

Por Edgardo Cabrera

Los conflictos partidistas se multiplican tras los fracasos o éxitos de la elección pasada. En Fuerza Por México viven su propio calvario, y es que el dueño de la franquicia nacional, el senador Pedro Haces, no quiere que su todavía partido político tenga la misma suerte en Tlaxcala que los del PES, cuyo fundador Hugo Éric Flores se quedó como el perro de las dos tortas, ni con franquicia nacional, ni con acreditación local, y por tanto, sin prerrogativas.

Recordemos que Fuerza perdió su registro nacional, pero en algunas entidades, como la nuestra, por el número de votos obtenidos podrán acreditarse como partido local y con ello acceder a una jugosa fuente de financiamiento.

Sin embargo, es una realidad que existe molestia entre la militancia, ex candidatos y algunos líderes locales que se sienten defraudados por el actual dirigente Luis Gabino Vargas, luego de que astutamente se apropiara de la pluri local imponiendo a su esposa en la curul luego de renunciar como candidato de último momento, cerrando al paso a Josefina Rodríguez.

Días antes, previendo un escenario donde el ITE privilegiara al género mujer y para no perder su inversión, inexplicablemente Rafa Torre renunció a la candidatura (aseguran que fue voluntario), haciendo valer su poder como dirigente estatal Vargas se impuso como candidato plurinominal y, de nuevo aprovechando el cargo, colocó a su pareja sentimental como suplente.

NI TANTO…

Esos enjuagues, nos cuentan, a nivel nacional no gustaron, de hecho no fue la primera ocasión que algunas torpezas fueron condenadas, recordemos que en plenas campañas -cuando estuvo en Tlaxcala- el senador Pedro Haces exhibió a Luis Gabino en un acto frente a la militancia tachándolo de “pendejo”.

Con ese antecendente buscan hacer cambios e imponer al frente a alguien que realmente siga las instrucciones del poderoso líder sindical que trabajará en conseguir de nueva cuenta su registro como partido político nacional y que todos colaboren para esa causa mayor, más no en parcelas estatales, algo que no será fácil.

Las ambiciones locales, como ocurrió con los de Encuentro Social, podrían fracturar a los de Fuerza e incluso fundar dos fuerzas paralelas (como con el Solidario y Encuentro Social Tlaxcala), que, ahí está la muestra, a la hora de la verdad, ni uno ni otro sumaron los votos suficientes para seguir con sus registros locales.

Por lo pronto suena fuerte para dejar al frente del partido local a la ex candidata a la gubernatura Viviana Barbosa, alguien que dejó en claro y evidente su compromiso institucional y que trae bien puesta la camiseta rosa. 

MEDIAS VERDADES

Vecinos de la comunidad de Apizaquito fueron manipulados para cerrar los accesos e impedir la circulación en protesta por el restablecimiento del servicio de agua potable.

La realidad es que efectivamente suman varios días sin el suministro del vital líquido, sin embargo, culpan del desabasto tanto a la presidencia de comunidad como a la municipal, curiosamente no tocan ni con el pétalo de una flor a la Comisión de Agua Potable de la comunidad donde, curiosamente, se encuentra al frente la hermana del diputado local morenista, Miguel Piedras Díaz.

La novela no termina ahí, los supuestos inconformes acusan al presidente de comunidad, Reynaldo Lozada de no pagar el recibo de energía electrica, de nueva cuenta, no dicen nada de la morosidad de los usuarios, tampoco de la opacidad de la titular de la comisión para informar de los ingresos y el porqué no cobra y a dónde destina lo que ingresa.

Otro hecho más, no olvidemos que Miguel Piedras es el presidente de la comunidad de Apizaquito, donde su hermana -reitero- es la encargada de la comisión del agua, pero dejó el puesto para buscar la diputación local, su suplente, es Reynaldo Lozada quien se negó a ser utilizado como brazo ejecutor del legislador.

Tampoco olvidar, Piedras fue candidato a la alcaldía por el PEST luego de que Morena no lo quizo apoyar y tampoco su suplente en Apizaquito, por lo que el conflicto supuestamente social está salpicado por lo político.