Reparto de culpas
18 de junio - 2021

Por José Luis Ahuactzin

Una vez que concluyó la etapa de los ganadores y perdedores de candidaturas a cargos populares, comenzó el reparto de culpas en los equipos internos, sin reconocer que ellos mismos (los candidatos) fueron los principales culpables de sus derrotas.

En la capital del estado, por ejemplo, en la candidatura del PRI, no sólo no reconoció mea culpa, sino que los equipos conformados determinaron -según nos cuentan- darle la espalda de forma definitiva para próximos procesos comiciales, bueno si es que la tomarán en cuenta.

Alvarado Varela se rodeó de liderazgos fuertes en la capital, uno de ellos Gilberto Silva, quien no sólo es un militante, sino que es presidente del comité municipal, trae el respaldo político del dirigente estatal Noé Rodríguez Roldán; en el 2019, su cercanía al grupo político del Ejecutivo lo hizo ser el encargado de la Secretaría de Comunicaciones a la licencia del entonces titular Noé Rodríguez Roldán.

Pero ésta no es la única ocasión, cuando perdió la senaduría hizo lo propio con su ‘equipo’: lo ninguneo, maltrató y humilló; es decir, ya tiene amañada dicha práctica… de esto sabrá algo el comisionado de la transparencia oriundo de Huamantla como su principal ‘estratega político -ajá-’ que suma a su haber dos derrotas al hilo.

Resulta que entre el reparto de culpas, dicho equipo al igual que en elmanterior,  fue ninguneado, pese a tener el mayor respaldo político para la candidatura.

Como este caso, también existe el del morenista competidor por el ayuntamiento de Tzompantepec, el dueño motelero, que hasta se dio el lujo de señalar a funcionarios del ITE por tener parentesco con sus contrincantes, de filtrar información y hasta de, supuestamente robarle la elección.

Pero la realidad es que al ser evidenciado en redes sociales con un audio de probable compra de conciencias disfrazadas de gestiones, fue lo que cambio la historia del triunfo a favor del PRI.

Dicho golpe planeado desde su propio equipo, ya que fue grabado el ahora diputado de Morena en el momento que señalaba cómo sería la entrega de apoyos, de igual manera que en el pasado; dicho golpe en las redes sociales le impactó que no pudo levantar su imagen ante los electores.

Pero más aún, dos años antes al proceso comicial, a su llegada al Congreso local, los diputados se dedicaron al manejo del Poder Legislativo a su antojo, crearon el fondo moche del que ha sido poco transparente, por ejemplo; en realidad fue su desprestigio -en el caso de algunos- que los hizo perder el piso y la elección.

Y en ese reparto de culpas, otro de los ‘políticos’ que salió dañado es la garra Garrido, pues nuestros corresponsales del oriente nos cuentan que entre él y uno de principales patrocinadores del partido, rompió su relación amistosa, de Caballero, a tal grado que le retiró su apoyo y como próximo diputado de Morena, atenderá nuevas y directas instrucciones, sin intermediarios.