Sin Votos y con Curul. El mejor regalo
17 de junio - 2021

Por Mauricio Hernández Olaiz

El sistema de representación proporcional es una categoría de sistemas electorales en el que el porcentaje de votos que reciben las candidaturas determina de manera proporcional el número de escaños o curules que les son asignados a cada partido en el órgano electoral.

Son adjudicaciones que se hacen a los partidos para darle valor a los votos totales que tienen, pero que no les alcanza para ganar los puestos de elección popular, bajo el argumento de justicia al trabajo de los institutos políticos, del equilibrio de poder y de la representación equitativa en los congresos.

Pero la realidad de los plurinominales es que se han convertido en el espacio ideal para el pago de cuotas de poder, de acomodos familiares y de oportunidades de hacer dinero, y para muestra, la lista de 10 plurinominales que ingresaran en la próxima legislatura del congreso del estado. (Si al ITE no le corrigen la tarea.)

Ya lo decía un servidor en mi espacio anterior. Los partidos políticos son todos iguales. Finalmente solo velan por sus intereses personales y de grupo.

El partido del cambio, Morena, privilegió al muy poco eficaz y altamente cuestionado Rubén Terán Águila, quién como diputado federal pasó de noche, pero por afectos y compromisos creados fue inscrito primero en la lista plurinominal. Marcela González Castillo, nuera del ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya, a quién le pagaron sus servicios de operación política, lealtad al movimiento y al presidente con la segunda posición en la lista. Ambos serán diputados, junto al tercero en discordia Jorge Caballero Durán.

Pese al descalabro del 2018, ya lo hemos dicho, el PRI no cambió nada, pero nadita. Para muestra los dos plurinominales que serán legisladores locales por el tricolor. Fabricio Mena Rodríguez, hermano del actual gobernador del estado, Marco Antonio Mena, dejando así el apellido vigente en la política local al término de su periodo en el ejecutivo. Blanca Águila Lima, la eterna líder del sindicato de salud en el estado, quién constantemente es señalada por su prepotencia, abusos, presiones y hasta chantajes, en la urna jamás ganó una diputación, el PRI ahora se la entrega en charola de plata.

El PAN tendrá como único diputado a un plurinominal. José Gilberto Temoltzin Martínez, quien ya fuera diputado en la LXI legislatura. A su llegada a la dirigencia estatal del PAN manifestó que uno de sus objetivos sería renovar a la militancia y brindarles oportunidades a las nuevas generaciones por lo que él se descartaba para ser un plurinominal, cosa que como vemos pues no sucedió.

El Clan Ortiz sigue vivo, bien dicen que en la política nadie está completamente muerto. Apenitas pero el PAC, elección tras elección, mantiene el registro y hasta se dan el lujo de colar un diputado plurinominal. Bien dicen que ese partido es tan solo un instituto familiar. Para la próxima legislatura, su sobrina consentida y eterna perdedora en las urnas, Alejandra Ramírez Ortiz, será por fin diputada.

Extrañamente no tendremos a un diputado pluri de la familia Garay por el PT en nuestro congreso, los dueños de la franquicia en el estado. La razón es que el jerarca Silvano Garay y su hija serán diputados federales, el padre, para no variar, como plurinominal. Esta vez el partido privilegió a Lorena Ruíz García, hija del ex presidente municipal de Apizaco, Reyes Ruiz. Con ella el PT volverá a ser la segunda bancada en importancia en nuestro congreso.

El PRD por fin le hace justicia a Juan Manuel Cambrón, quién en la pasada elección fue disciplinado y dejado de lado tanto en lo federal como en lo local, pese a que fue el principal constructor y operador de la pasada alianza con acción nacional. Mientras que al panista Carlos Carreón, quién solo se cruzó de brazos,  obtuvo la plurinominal federal.

Finalmente el partido Fuerza por México tendrá a una representante en la próxima legislatura. Reyna Báez Lozano, su mayor logro político ser esposa del dirigente estatal, Luis Vargas, quien por cierto era en realidad el primero en la lista plurinominal pero de última hora renunció para darle paso a su cónyuge y así evitar que accediera la segunda de la lista, Josefina Rodríguez Zamora, por cuestiones de género.

La otra esposa de la contienda, Aurora Villeda Temoltzin, se quedó nuevamente con las ganas de ser legisladora a pesar de ser la primera en la lista del partido Redes sociales progresistas y que su marido fuera el candidato al gobierno del estado, la famosa fórmula de cocientes la dejó a la vera del camino.

Así pues queda claramente de manifiesto que los políticos y sus partidos no privilegian cuadros comprometidos o respetuosos del trabajo y la representación del pueblo, sino más bien sus cuotas personales, familiares  y/o de poder. Ya veremos quienes de los arriba mencionados realiza, por lo menos, un trabajo digno como diputado(a).

@olaizmau

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”