LA MÁS VOTADA
14 de junio - 2021

Por Edgardo Cabrera

Lorena Cuéllar se convirtió en la candidata a la gubernatura más votada en la historia reciente de Tlaxcala, sus cifras, tanto en números duros como en porcentaje, superan a los priístas Marco Mena y Mariano González, al entonces panista Héctor Ortiz y al ex perredista Alfonso Sánchez Anaya.

Los resultados hirieron los egos de más de uno, que de inmediato mostraron su enojo y por interpósitas personas trataron de desvirtuar los porcentajes, sin embargo, y aún con los yerros en las sumatorias del ITE, las cifras son lapidarias. 

La ahora gobernadora electa obtuvo 48.6 por ciento de la votación total, hablamos de más de 305 mil votos, cifra histórica, considerando además que la entidad fue la que a nivel nacional registró la mayor participación ciudadana. 

Del total del padrón, salieron a votar 65.65 por ciento, la media nacional fue de 52.68; el estado menos participativo fue Baja California con 38.51.

Hablamos que Lorena arrasó en las urnas y generó un efecto guinda, igual que Andrés Manuel López Obrador hace tres años. Su triunfo favoreció la votación para diputados locales donde habrá mayoría para los de Juntos Haremos Historia, pero también, en algunos municipios y comunidades se presentó la inercia del voto parejo con todo y la debilidad de sus candidatos.

CIFRAS

En la elección de 2016, Marco Mena obtuvo un cerrado triunfo, se hizo de la gubernatura con el 32.49 por ciento de los votos, es decir, poco más de 189 mil; en segundo lugar de aquellos comicios Lorena Cuéllar sacó 30.13 por ciento, hablamos de casi 176 mil.

En el año 2010, el priísta Mariano González Zarur le ganó a la panista Adriana Dávila con el 44.17, es decir, cuatro puntos porcentuales menos que la ahora candidata más votada. Mariano sumó 218 mil 631 sufragios.

Seis años antes, en la elección del 2004, el entonces panista Héctor Ortiz se impuso a Mariano González Zarur, ganó con el 34.9 por ciento mientras el priísta obtuvo 33.9. En votos, la gubernatura se la dieron 146 mil ciudadanos.

Finalmente en 1998, Alfonso Sánchez Anaya con el respaldo del PRD se hizo de la gubernatura con el 46.5 por ciento de la votación, en segundo lugar estuvo Joaquín Cisneros con el 44.3 por ciento. Alfonso tuvo 150 mil sufragios a su favor.  

YERRO

Por cierto que la entrega de constancia de mayoría a la gobernadora electa estuvo empañado por los yerros del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones al sumar mal los votos totales de la elección.

No les sirvió el “Excel”, la fórmula no les dio, dijeron en su defensa los consejeros, en realidad lo que no les sirvió fue hacer una simple suma y después verificar sus cifras, poniendo en entredicho todo el proceso.

Nada menos que la diferencia entre su primera sumatoria y la real fue de más de 70 mil votos, de eso resultó que le quitaron más de 40 mil a la candidata triunfadora, en sus primeras cuentas le dieron 263 mil 181, cuando en realidad obtuvo 305 mil 468.

Al final, parece, todo se trató de una inadecuada utilización del Excel por parte del personal responsable, o quizá, que alguien les hizo la maldad para dejarlos en rídiculos, sea como fuese, el asunto es que dejaron esperando a Lorena Cuéllar en una sala adjunta por cerca de una hora mientras se ponían de acuerdo.

Derivado del “error”, los partidos políticos tendrán que revisar con lupa, una vez más, todas las cuentas, no vaya a ser que por esa inadecuada contabilidad hayan entregado constancias de mayoría a quien no debían, desaparezcan partidos, o entreguen pluris de diputados y regidores a quienes no les corresponden.

Lo que pasó este domingo no es menor.