Tlaxcala decidió
10 de junio - 2021

Por Mauricio Hernández Olaiz

Para la generalidad del electorado tlaxcalteca las serias omisiones en el gobierno de la 4t, los pobres resultados y la división social no fueron motivo suficiente para castigar al gobierno del presidente López Obrador. La afrenta sufrida por muchos años por Priistas y Panistas tiene todavía mayor peso en la memoria del colectivo, en una entidad que siempre ha estado de lado del político tabasqueño.

Tlaxcala es morena. Así lo decidió el electorado, que sobresalió a nivel nacional como una de las entidades que mayor participación tuvo frente a las urnas. De acuerdo con el último resultado de actualización del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), la participación de los tlaxcaltecas en la jornada electoral del domingo cerró con el 65.65%, muy por encima de la media nacional que se quedó con un 51%.

A la espera del cómputo final de los votos los de “Juntos haremos historia” obtienen el gobierno del estado, 12 ayuntamientos, los tres diputados federales y la mayoría en el congreso local. Pero en realidad los votos fueron para morena, los “aliados” PT, Verde, Nueva Alianza y PEST fueron más lastre que apoyo. Al grado de que el PEST desaparecerá del mapa electoral local, lo mismo que el verde, pero el partido del Tucán se mantendrá por ser partido nacional solo que sin recibir prerrogativas estatales y Nueva alianza está en la rayita.

Así pues el electorado en quien cree y sigue confiando es en morena. Pese a todo lo que se dijo, pese a la evidencia incontrovertible de que no son para nada diferentes a los demás. Y quién diga lo contrario miente.

Insisto, las heridas infringidas por el PRIAN aún no cierran y aún duelen entre la población.

Además quedó demostrado que la dolorosa derrota del 2018, de nada le sirvió a los partidos tradicionales. No cambiaron en nada, mantuvieron sus odiados vicios, sus mentiras, falsas promesas y ese tufo de corrupción y compadrazgo. Pese al disgusto de muchos ciudadanos por las promesas no cumplidas del régimen en el poder, PAN, PRI y PRD no supieron y no quisieron capitalizar del todo ese disgusto de un sector de la sociedad, fue esa misma la que les dio algunos votos para seguir vivos, pero sin verdadera convicción. Otros de plano le dieron una segunda oportunidad al partido guinda.

Parece que el Congreso federal ya no tendrá la mayoría calificada de los partidos en el gobierno. Una muestra de la evolución al voto razonado del electorado mexicano, sin embargo, la oposición sigue siendo muy gris, opaca, muy cuestionable. En verdad la clase política requiere de manera urgente una verdadera transformación y un líder opositor nuevo, fresco, de convicciones y sobre todo intachable.

Ya veremos si en los próximos 3 años aparece alguien así, pues de los que hay ni a quién irle. En este momento se puede decir que morena mantendrá el poder por el tiempo que quiera y mientras la oposición no se atreva a resurgir.

Por cierto, un verdadero tache a los 3879 tlaxcaltecas ( y podrán ser más, dependiendo del cómputo final) que le dieron su voto a Liliana Becerril. No solo evidenciaron una profunda ignorancia sino también un desconocimiento total del proceso electoral.

Me parece inverosímil darle un voto a una abanderada que, no solo no hizo campaña, sino que a la mitad de la misma declinó en favor de otra aspirante. No renunció a la candidatura dejando atrapado al partido que la postuló y además jugó con el tema del Covid 19 como si no fuera un tema delicado.

Becerril pasará la historia como un ejemplo de la perversidad, la vileza y la mendacidad en la que puede caer una persona por hambre de poder y reflectores, pero sobre todo porque logró engañar a poco más de 3879 electores.

Por cierto….

Preocupantes se están volviendo los actos postelectorales violentos. Son ya varios municipios con quema de paquetes electorales, cierre de carreteras, actos vandálicos y amenazas. Trasciende que intereses perversos están en juego y moviendo los hilos buscando obtener, a través de presiones y violencia, lo que no pudieron ganar en las urnas.

Son ya varios los llamados de las autoridades electorales a serenarse y esperar los resultados oficiales, sin embargo, con eso de que se mandan al diablo las instituciones, ciertos actores políticos privilegian la acometividad en vez de acudir a las instancias correspondientes.

Esperemos que se calmen los ánimos y no pase a mayores. Finalmente Tlaxcala ya decidió.

@olaizmau

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”