REFERENTE
5 de marzo - 2021

Por Edgardo Cabrera

En un hecho sin precedentes, Tlaxcala se alista a tener el mayor número de mujeres candidatas para la gubernatura, y si bien no es la primera vez que son protagonistas en unos comicios, ahora parece que la figura del varón pasará a segundo término, con pocas probabilidades de triunfo.

En las dos últimas elecciones hubo candidatas competitvas con amplias posibilidades de triunfo, hablamos de Adriana Dávila y Lorena Cuéllar, sin embargo, también aparecieron varones con suficiente capital quienes lograron imponerse: Mariano González Zarur y Marco Mena, respectivamente.

Por ello no es novedad ni desconocido para los tlaxcaltecas ver en campaña y en las boletas a mujeres, a diferencia de otras entidades donde la figura de ellas ha sido simplemente para ocupar una cuota de ley.

Desde antes que el INE obligara a los partidos a otorgar la mitad de las candidaturas a la gubernatura al género femenino, en la entidad ya estaba cantado que las protagonistas eran ellas; recordemos que en el camino de los procesos internos se quedaron otros perfiles, como las senadoras Ana Lilia Rivera y Minerva Hernández, la diputada federal Adriana Dávila, y la empresaria Dulce Silva.

ENTRE ACTIVISTAS, POLÍTICAS Y MODELOS

Con la presentación de Eréndira Jiménez como la abanderada de Movimiento Ciudadano, sumamos cuatro las aspirantes la primera magistratura, antes que ella Fuerza Por México destapó a Viviana Barbosa Bonola; desde hace muchos meses ya sonaban los nombres de Anabell Ávalos y Lorena Cuéllar.

A las cuatro anteriores, estaría por sumarse Samantha González, nos dicen que será la propuesta del recién creado partido local Impacto Social Sí, cuya franquicia la mueven la pareja conformada por Evangelina Paredes y Bernardino Palacios, quienes desde hace décadas han estado dentro del poder, o pelando por él. 

Samantha es una joven emprendedora y modelo tlaxcalteca, dentro del ámbito político nadie la conoce, incluso en el círculo rojo no la ubican, eso sí, dentro de la vida social, de sociales, sí la tienen en el radar, por lo que de confirmarse en los próximos días la candidatura, estaríamos ante la apuesta de proyectar una figura diametralmente opuesta a lo que proyecta el partido familiar de los Paredes-Palacios y con ello reducir los negativos que traen.

En contraste las coalciones Unidos por Tlaxcala y Juntos Haremos Historia traen a dos políticas de carrera, y eso, al menos al momento, les permite estar tanto a la morenista Lorena Cuéllar, como a la priísta Anabell Ávalos, en los primeros lugares de las preferencias, ello explica además, que cada día sumen apoyo de grupos de poder o sociales. 

Mientras que la apuesta de Movimiento Ciudadano y Fuerza por México es con mujeres con trabajo desde la sociedad civil organizada, en el activismo y con prestigio profesional, tanto Eréndira Jiménez como Viviana Barbosa traerían ya ganado el respaldo de esos sectores en los que han trabajado sin posición política o de poder, hablamos de comunidades LGBTTTIQ, mujeres, sectores marginados.

Ahora solo resta ver la definición del Partido Encuentro Solidario, donde también se hablaba de una mujer, y de confirmarse el género, estaríamos en una contienda donde solamente un varón aparecería: Juan Carlos Sánchez.