Entre yerros y traiciones
22 de enero - 2021

Por José Luis Ahuactzin

Apenas la semana pasada su servidor escribió sobre traiciones políticas o simulaciones, bastó una semana para enterarnos que desde las áreas de ‘comunicación’ social de dos dependencias del Ejecutivo de inmediato dos sujetos sacaron su verdadera identidad traicionera, pateando el pesebre…

Sus patrones inmediatos -de donde crean los empleos y hacen trabajos de la educación- sabrán el doble juego que tienen para saciar sus intereses.

La pregunta será, ¿serán confiables para la otra alianza donde pretenden trabajar?

Pero si eso fuera poco, uno de ellos utiliza la oficina gubernamental -de la educación- para saciar sus más bajos instintos observando pornografía; las computadoras lo mismo sirven para dignarse a  dos amos, para trabajo ‘institucional’, que para ver escenas de actividad sexual.

Yerros Congresistas

Y en eso de los yerros de los diputados, el tiempo nos da la razón y sólo fue cuestión de paciencia.

Pese a que una y otra, y otra vez nieguen que son la peor Legislatura de la historia de Tlaxcala, el Periódico Oficial del gobierno estatal público una de fe de erratas al Presupuesto de Egresos 2021.

Resulta que entre sus errores, que por cierto ya se perdió la cuenta por tantos cometidos, uno más salió a relucir: se equivocaron con montos financieros, nombres de comunidades, errores ortográficos, que causaban falta de legalidad.

En diciembre aprobaron el Presupuesto, y en el Fondo de Obra Pública se equivocaron por acción u omisión; por ejemplo, para el municipio de Apizaco aprobaron recursos por 573 mil 257.87 pesos para mejoramiento de semáforos, pero en la corrección le quitaron el recurso para dejar la partida en ceros.

Asignaron una obra de construcción de pavimento en Plaza Santa Rosa, en la comunidad de San Damián Texóloc, en el municipio de Tetlanohcan; al darse cuenta del error garrafal de legalidad, no les quedó de otra que aceptar su error y modificarlo por Tetlanohcan.

Etiquetaron 5 millones de pesos para el municipio de Santa Cruz, cuando no existe desde la Constitución ningún municipio de ese nombre, corrigieron -según ellos- su error para decir: municipio de Santa Cruz Quilehtla.

En el caso del municipio de Yauhquemehcan, también cometieron un error al escribir calle ‘Livertad’ cuando se trata de la calle ‘Livertat’, así se refiere en dicha localidad.

La cara en alto

Y para cerrar el tema con los yerros, el diputado José Luis Garrido Cruz, quien se reportó como positivo a Covid-19, olvidó su afección y no desperdició su oportunidad de protagonismo en la sesión ordinaria del jueves, para decir en asuntos generales que tiene la cara en alto por el trabajo ‘legislativo’ realizado desde el día uno de la Legislatura a la fecha.

Lo cierto es que será recordado por sus excesos desde que fue balconeado en un table dance y se consideraba un ministro de culto religioso, la falta de resolución de conflictos municipales, o el vehículo a su resguardó volcado en la madrugada en una colonia de la capital del estado.

Y que conste que no se habló de ‘su’ partido político, el PEST, porque saldría una nueva columna ante una serie de denuncias por mapacheria y compra de conciencias para favorecer la designación de delegados y comités municipales hace dos años.

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”