El reto es enorme
12 de enero - 2021

Por Fernando Tamayo

A casi un año de haber transformado nuestras vidas gracias a la Covid-19 el reto en esta nueva ola de contagios resulta ser enorme, no solo para el Gobierno, sino también para la ciudadanía.

Si algo nos dejó el 2020 es saber que en la vida nada está escrito, hace exactamente un año, China informaba al mundo sobre la primera muerte producida por el coronavirus lo cual transformó la vida de todo el mundo.

Hoy el mundo debe reinventarse y adaptarse no solo a la nueva realidad sanitaria sino a los nuevos retos que la vida planteará al ser humano. En medio de una crisis económica, psicológica y sanitaria, México y el mundo debe reflexionar sobre lo que nos depara el futuro.

Los días venideros no son nada alentadores, la

Contingencia sanitaria no solo ha provocado una enorme pérdida de vidas sino además la muerte o la agonía de cientos de comercios y por ende una crisis económica cuyos efectos aún no se conocen.

El gobierno, más preocupado por las elecciones de junio, ha visto pasmado como la Economía de Nacional entra en un estado crítico frente a la pasividad entre decidir sobre lo sanitario o lo económico.

Así la ecuación entre la salud y la Economía ha salido a todas luces negativa, la gente que no muere por Covid, vive desesperada por conseguir un empleo, por no perder su negocio o bien por poder hacer frente a sus obligaciones pecuniarias.

Con esta realidad e escenario resulta poco alentador sobre todo con una autoridad que no es capaz de enfrentar de mejor manera esta contingencia qué día a día parece convertirse en algo “normal”. Los días pasas y las necesidades colectivas son cada vez mayores y las respuestas estatales se acotan frente a un problema imposible de atender.

Lo que viene nadie lo conoce, lo cierto es que el Estado como ente responsable de solucionar las necesidades colectivas a diario se ve rebasado por una pandemia que ha desnudado de cuerpo completo la obesidad, la burocracia y la ineficacia de un Sistema que no puede transformarse desde el atril, desde la retórica.

En México requerimos acciones, los discursos los dejamos cuando la mayor parte de compatriotas decidieron dar un golpe de timón y dar paso a la 4T, hoy lo que se requieren son resultado y no más promesas, los mexicanos no la están pasando bien y hoy más que nunca necesitan todo el apoyo que se requiera. El comienzo del año viene aparejado con la reactivación del semáforo rojo, con hospitales saturados y con la

muerte de personas cada vez más cercanas. Urge un plan de acción que por un lado genere una contención y permita que la Economía no colapse, el reto no es menor, como menor no lo es la transformación de México.

Esperemos que pronto se den a conocer planes de apoyo a las PYMES, se fomente la reactivación económica y se generen las directrices para que esta pandemia finalmente quede en el peor de los recuerdos para todos aquello que la hemos padecido. Al tiempo.

Desde la barrera

Lo ocurrido la semana pasada en nuestro vecino del norte da cuenta de la crisis que se vive en el

mundo. La democracia norteamericana dejó en claro la crisis por la que atraviesan los sistemas políticos y la fuerza movilizadora de las redes sociales. El mundo está cambiando y con ello deben modificarse los pactos sociales. Lo vivido en EE.UU. nos deja una enorme lección para lo que pudiese venir en México en los próximos años.

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx”