FIN DE SEMANA NEGRO
11 de enero - 2021

Por Edgardo Cabrera

Este domingo se dio a conocer una de las peores cifras que ha registrado Tlaxcala en materia de muertos por contagio de Covid-19, en 24 horas sumaron 15 los decesos con lo que el número total llegó a los mil 525

Dicho número es el más alto en lo que va de este año, apenas el 6 de enero se habían reportado 12 defunciones.

De acuerdo con el Sistema de Seguimiento y Monitoreo de Covid-19 del Gobierno de México, el 14 de julio del año pasado se tuvo el número más alto en lo que va de esta pandemia en Tlaxcala, en aquella fecha se reportaron 21 muertos en un día, en ese mismo mes hubo otros cuatro días con altas cifras, sumando entre 18 y 19 bajas cada 24 horas.

Ahora, con la actual tendencia, el arranque no pinta nada bien, de esa misma base de datos se revela que el número de contagios se disparó al arrancar el año.

El 4 de enero se presentaron 169 casos positivos, el más alto en lo que va en toda la pandemia, no obstante, el gobierno estatal solo dio a conocer el caso de 73 ese mismo día, derivado, nos dicen, del desfase de datos y la actualización que se hace posteriormente.

El 5 de enero fueron 147 los positivos, de acuerdo con el Sistema de Seguimiento y Monitoreo de Covid-19 del Gobierno de México; el 27 de julio del año pasado se había tenido la cifra más alta con 112, muy lejos de los 169 del pasado día 4.

Y más allá de los números, este mismo fin de semana se da a conocer la muerte del ex alcalde capitalino y compañero catedrático en la Universidad del Altiplano, el decano Cesáreo Terova, así como del amigo Apolonio Galicia, director de asuntos jurídicos del OFS, desde aquí nuestra solidaridad a sus familiares y seres queridos.

En contraste a la alta cifra de muertos y contagios, en el Rancho la Discordia del municipio de Santa Cruz Tlaxcala, se realizó una boda ignorando los protocolo sanitarios, pero también la disposición de no organizar reuniones masivas. En el evento estuvieron presentes más de 300 personas y los organizadores se negaron a suspender la fiesta aunque las autoridades municipales se los pidieron.

PACTOS Y LLAMADAS A MISA…

El viernes se concretó un pacto de “civilidad, respeto y responsabilidad” entre las precandidatas a la gubernatura de la coalición “Unidos por Tlaxcala”, Anabell Ávalos y Minerva Hernández que, en los hechos, no se trata más que de un llamado a misa.

El asunto es que ese mismo viernes que se firmó esa carta de buenas intenciones se dio a conocer que la candidata del PRI dio positivo a Covid-19 y, con excepción de su partido y el propio gobernador Marco Mena, ninguno de los institutos políticos expresó su solidaridad o deseo de recuperación.

Ni su propia adversaria, la panista Minerva Hernández, hizo algún pronunciamiento con quien se supone compartirá (en condición de candidata o no) un “programa de gobierno común presentado, conformando un gabinete con las distintas fuerzas políticas, basado siempre en los criterios de equidad de género, inclusión, capacidad, méritos, y honestidad”, bla, bla, bla, según se lee en su acuerdo.

Por ello pareciera que más que un verdadero comportamiento civil de respeto y responsabilidad, lo que manifiestan es que, en lo fundamental, que es la condición humana, no existe tal circunstancia de solidaridad, los hechos ahí están.

El próximo domingo, fecha en que deberá darse a conocer el nombre de la abanderada, ya veremos si realmente cumplen su propio documento, por lo pronto el primer mensaje que se produce por el hecho de salud por la que atraviesa una de sus protagonistas, es negativo, no hay fraternidad.