Inédito
1 de diciembre - 2020

Por Fernando Tamayo

El pasado domingo el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones dio inicio al proceso electoral de 2021, a decir de sus propios integrantes, dicho proceso sentará precedentes en materia paritaria, de participación indígena y juvenil, aunado a la lucha contra la violencia política en razón de género.

Lo anterior indica que ésta contienda política será inédita no solo en lo ya señalado sino además por qué el mismo tendrá que adaptarse a la nueva realidad que vivimos derivada de la Covid-19.

Y es que no debemos perder de vista qué varios aspirantes ya han sido contagiados y algunos más han perdido la batalla frente a esta pandemia que ha transformado la vida de todos.

Por ello el ITE debe convertirse en el árbitro no solo electoral sino garantizar y dictar normas para que la etapa de proselitismo político cuente, en todos los niveles, con las medidas sanitarias y preventivas posibles.

Asimismo los candidatos que sean postulados por cada instituto político tendrán la obligación legal y moral de salvaguardar la salud de todos aquellos ciudadanos a los que pretendan llegar.

El reto no es menor y la responsabilidad es mayúscula, máxime, cuando la efervescencia política en la Entidad comienza a incrementarse en la misma manera en que los casos confirmados por Coronavirus aumentan. Esperemos que por el bien de todos los tlaxcaltecas los integrantes del ITE y la Junta Local del INE tengan clara su responsabilidad en estos tiempos donde las realidades son inéditas. Al tiempo.

Desde la barrera

Las fracturas al interior de MORENA han quedado de manifiesto, tal es el grado de divisionismo que impera en dicho instituto político que dos de las tres aspirantes evidenciaron frente al Dirigente Nacional la guerra sucia iniciada en su contra. La realidad es que a nadie benefician estas acciones, y aunque muchos ya afirman que ha sido el propio Mario Delgado quien ha señalado quien será la ungida lo cierto es que en política cualquier cosa puede ocurrir.

‘Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Gentetlx.’