NO SE VA
28 de septiembre - 2020

Por Edgardo Cabrera

Todo parece indicar que Anabell Ávalos se quedará en el PRI, aún cuando desde el año pasado el PRD le abrió las puertas y le levantó el brazo como candidata a la gubernatura, la realidad es que la alcaldesa capitalina no se ve fuera del tricolor.

Menos ahora cuando dentro de la terna por la candidatura se encuentra su nombre, no solo eso, encabeza las encuestas internas y el gobernador Marco Mena le ha mandado reiterados mensajes y señales para que abandere al partido en las elecciones del 2021.

En lo público, en agosto, durante la visita del embajador de Estados Unidos, Christopher Landau, el mandatario estatal llamó a la presidenta para integrarse a las actividades con el diplomático, durante toda la jornada Ávalos se mantuvo muy cerca y el trato fue afectuoso.

En lo privado, el primer priísta del estado ha dejado correr a la alcaldesa en el trabajo político con distintos actores, si bien el dirigente estatal Noé Rodríguez le ha puesto piedras en el camino e impedido hacer labor con la estructura, ello no frenó el cabildeo constante que hace con personajes de otras fuerzas, incluso con grupos tricolores distanciados del menismo, como los marianistas.

Ahora, parece que ya hay señales de apertura con algunos comités municipales, como el de Tlaxcala, donde al cierre de la semana acudió a la toma de protesta de la nueva dirigencia.

Si bien en el Revolucionario Institucional empujan por un acuerdo con el PAN y el PRD, la realidad es que además de la coalición, requieren a alguien capaz de ser competitivo para el 2021, con o sin alianzas.

Ante el probable escenario de una fallida coalición, pareciera que la alcaldesa podría jalar de facto a grupos del PAN y PRD, incluso de Morena que también vive su propia crisis interna producto de los intereses personales de cada uno de los aspirantes a la gubernatura.

ESLABÓN

A colación de lo que ocurre en el PRI, el gobierno de Marco Mena amarró con el presidente Andrés Manuel López Obrador su respaldo para abrir una facultad del Instituto Politécnico Nacional en Tlaxcala en febrero próximo, pese a la crisis económica y la presupuestal que se avecina.

Tras su visita a la entidad, nos confirman que el mandatario nacional autorizó algunos detalles que estaban pendientes para acelerar la apertura de dicha institución que ocupará el espacio del fallido proyecto del ex gobernador Héctor Ortiz, denominado Plaza Bicentenario.

Los trabajos de mantenimiento están avanzados y no se escatimará en inversión, por lo que en las próximas semanas iniciará la habilitación de las aulas que albergarán a los alumnos para que cursen al menos cinco carreras profesionales en el rubro técnico, la mayoría enfocadas a la industria automotriz.

Se tratan de ingenierías en Biotecnología, en Sistemas Automotrices, en Transporte y en Inteligencia Artificial, así como la licenciatura en Ciencia de Datos.

Y no solo se trata del IPN, a más tardar en noviembre estará concluída la modernización de la carretera Apizaco-Tlaxcala, y con ello se hará el anuncio de una nueva magna obra que tendrá recursos federales y estatales, misma que se ejecutará a contrarreloj para ser entregada antes de agosto del 2021 cuando concluye la actual administración.

Y todas estas acciones, parecieran, buscan poner un escenario favorable a quien encabece la candidatura a la gubernatura para lanzar una campaña exitosa.