Embusteros
29 de mayo - 2020

Por José Luis Ahuactzin

Milton López Avendaño, presidente de La Mesa Directiva, echó por el caño la imagen que se tenía de él: de verdadera oposición a la cuatrote, pero en la sesión del jueves sacó el cobre del que está hecho y ¿para qué usó la posición en el órgano Legislativo?, para saciar su interés.

El interés personal, de grupo y económico ya es su sello; pero si pensaba contener por la alcaldía capitalina su sueño se le esfumó.

Esta sesión donde fue uno de los frenó el voto pluri a mujeres, quedó registrado en la historia de Tlaxcala y tendrá un costo político alto; será recordado como el causante del enfrentamiento entre mujeres y de misoginia.

El sector de la mujer será su principal reto a convencer de apoyarle en su estructura política para cualquier cargo popular; de lo contrario enterró su propia aspiración.

Y de hecho, a los 25 levantadedos no se les ve futuro político, al menos 17 de ellos son unos perfectos desconocidos hasta en sus propias comunidades, pues del trabajo legislativo no tienen nada que presumir.

Por ejemplo, Ana Bertha Mastranzo Corona, no se le recuerda por una iniciativa eficaz, más bien por su declaración que le interesa más su familia que legislar.

O mejor aún, se le recuerda por presentar una iniciativa de reforma de una ley inexistente: la de protección y atención a migrantes y sus familias que fue abrogada en diciembre de 2016, y la reformó.

Otra diputada que solo es de ornato y para cobrar dietas es Patricia Jaramillo García y, se sumaría Maribel León Cruz, que si no es porque pasan lista en las sesiones nadie las conocería.

Otro caso es el de María Isabel Casas Meneses, del MC, que pese a que el dirigente estatal Refugio Rivas, tildó que las mujeres, al ocupar la primera posición plurinominal hace dos años, era como sacarse la lotería… ni siquiera reconoció que se trataba de su aportación, liderazgo, o militancia, fue por un asunto de suerte. ¡De ese nivel!

Luz Vera Díaz, otro ejemplo de trabajo fantasma y sólo se le recuerda por las acusaciones de engaños a pobladores de Xochitecatitla, ya que ella vendió la promesa de gestionar apoyos de pie de casa y le entregaron entre 10 y 5 mil pesos, que no cumplió y le reclamaron ya siendo diputada.

Presentó la ley de educación financiera, pero Elektra le cobraba un adeudo y hasta le notificó ser embargada; presentó una nueva ley de educación y se pirateó el texto de una investigadora de la UNAM.

Así como estos jilgueros de Allende 31, el resto de la Legislatura está igual o peor, pero que por sus acciones ninguno se gana la confianza social y menos votarían para ungirlos a un nuevo cargo de elección popular.

Como ejemplo es la Legislatura pasada, que pese a solicitar licencia para ser candidatos, por su soberbia y presuntuosos, ninguno fue reelecto ni electo por ejemplo, Fidel Águila Rodríguez y Aitzury Fernanda Sandoval, del PVEM; Ignacio Ramírez Sánchez, Arnulfo Arévalo Lara, Enrique Padilla Sánchez, Eréndira Olimpia Cova Brindis, del PRI.

Otras como Dulce María Mastranzo Corona, del PAN; Adrián Xochitemo Pedraza, César Fredy Cuatecontzi Cuahutle, del PRD.

!La misma historia se repite, tres años después!