La cuesta de enero
11 de enero - 2016

ranulfo_rojas

Pbro. Ranulfo Rojas Bretón

Vaya que ha comenzado movidito y calientito el 2016, ya hay candidatos más o menos definidos a la gubernatura, el dólar está superando la mayoría de edad, es decir ya pasó de los 18, el precio del barril de petróleo está cayendo muy feo, ya detuvieron al Chapo Guzmán y pasadas las fiestas del maratón Guadalupe reyes, varios aumentamos algunos kilitos, en fin, mucho de que hablar al inicio de año y ni se diga en cada municipio y en cada comunidad la grilla política está en su apogeo. Y ya con los apuntados a cargos de elección muchos en las administraciones municipales estarán más ocupados en sus campañas que en dotar de servicios a sus sufridos ciudadanos. Las obras que se construyen en las comunidades esperamos que no sufran con estas ausencias.

En lo religioso acapara las portadas la próxima visita del Papa Francisco. Los lugares a visitar no son una perita en dulce: Chiapas junto con Oaxaca son los estados con mayor pobreza, pero Chiapas es el estado con mayor desequilibro, ahí existe poca gente muy muy rica y muchísima gente muy muy pobre. Los indígenas a pesar de ser mayoría enfrentan realidades muy crudas, bueno no olvidemos que ahí surgió una de las últimas rebeliones con la aparición del EZLN y el famoso sub comandante Marcos; ahí fue la masacre de Acteal y muchos episodios significativos. Así que la visita del Papa será algo muy especial y con muchas lecturas.

Morelia ha sido foco de situaciones complejas, ahí fue el atentado de la noche del 15 de septiembre y el Estado de Michoacán ha sido un foco de violencia y de surgimiento de cárteles como La familia, Los Caballeros Templarios.

Juárez es recordado por el tristemente célebre episodio de “las muertas de Juárez” y toda la problemática de la frontera Norte. Yo creo que por motivos de seguridad el gobierno no habría escogido esos lugares, pero el Papa ha sido claro de querer visitar a los marginados, a quienes han sido excluidos y para quienes hemos generado indiferencia, hasta el punto de ser insensibles a las realidades que enfrentan y a lo que sufren los grupos indígenas, los migrantes, las mujeres, los enfermos, los encarcelados.

Así que en pleno “Año Santo de la Misericordia” no podría no llevarnos a lugares y a ambientes necesitados de la misericordia de todos. Su presencia en esos lugares hará voltear necesariamente la mirada de todos hacia esos lugares. No es lo mismo hablar de los indígenas desde la ciudad de México que hacerlo desde San Cristóbal de las Casas.

La visita al Cereso y al hospital nos hará ver al Cristo enfermo y encarcelado que nos seguirá diciendo: “Estuve enfermo y me atendiste, era forastero y me apoyaste”. Nos recordará que la misericordia es una necesidad ante tantos hermanos que tienen necesidad de alimento, de ropa, de medicamentos, de justicia y que ayudar es un deber del creyente y de toda gente de buena voluntad.

El mes de enero siempre es sufrido en el aspecto económico pues se acabaron los fondos de diciembre y los excesos seguro nos hicieron gastar de más y ahora comienzan los tronidos de dedos, o los excesos de alimentos nos dejaron con kilitos de más y ahora bajarlos no será nada fácil, sin embargo, es el momento de retomar caminos y de disciplinarse en muchos aspectos para poder corregir aquello que se haya torcido.