Preferencias sexuales, ¿en materia electoral?
14 de enero - 2015

Por Ivonne Leyva

Un tema que por muchos ha sido motivo de rechazo, violencia, censura y muchos otros actos negativos es hablar de los homosexuales. Un sector de la sociedad se encuentra en contra de la aceptación e inclusión de aquellas personas con preferencias sexuales hacia su mismo sexo, sin embargo la pregunta será, este rechazo y exclusión tiene efectos en las contiendas electorales?

Pues bien, en días pasados el Consejo Estatal de Diversidad Sexual, de la Ciudad Fronteriza de Mexicali, en Baja California, como un acto de apoyo al ver negado la posibilidad de dar paso a una boda gay en esa ciudad, y dado las diversas trabas que argumentan la negativa a realizarla, ha generado que dicho grupo amenace con hacer pública “la lista negra” que según su dicho, incluye una lista de nombres de diversos funcionarios públicos e inclusive autoridades religiosas con las ciertas preferencias homosexuales, los cuales algunos de ellos, en el caso de los funcionarios públicos, han manifestado la posibilidad de contender por algún cargo de elección popular, que sin duda se trataría de una propaganda negativa en detrimento a la imagen de dichas personas con posibilidad a ser candidatos, porque hay que decirlo, en muchas comunidades, poblaciones y ciudades de la República Mexicana la homosexualidad no es un preferencia que se acepte sin prejuicios y tabúes

Por lo que generaría una guerra y propaganda negativa que como ya hemos sido testigos pueden llevar al triunfo pero en la mayoría de veces ha derrotado en las urnas a aquellos que han sido blanco de dicha propaganda.

Y esto también sale a colación ya que Diana Sánchez Barrios, hija de la líder de ambulantes Alejandra Barrios, se registró como precandidata a la jefatura delegacional de Cuauhtémoc en el Distrito Federal, sin embargo a este hecho que solo es parte del proceso interno de elección de candidatos del partido político PRD-DF, ha trascendido porque es la primera mujer transexual en buscar un cargo público en México.

Estamos preparados como sociedad para esta apertura de preferencias sexuales, debe considerarse como un elemento negativo para que una persona con aspiraciones políticas y con tendencias homosexuales hacia su mismo género, ¿verá negado el acceso a incursionar en un cargo público?

En mi punto de vista, la homosexualidad no es condicionante para que una persona homosexual no sea un buen estratega, planificador e incluso tenga propuestas idóneas para mejorar su Distrito Electoral, Jefatura, Gubernatura o cualquier otro cargo por elección, hoy tenemos a la vista un reto muy importante; el de generar apertura a personas que tengan ciertas preferencias homosexuales que dicho sea de paso se encuentran debidamente protegidos por tratados internacionales de los que México ha firmado, por lo que sin duda será un tema que saldrá de manera recurrente durante este proceso electoral, sin embargo mi pregunta es ¿Usted les dará la oportunidad de ser considerados como una opción viable?

Un tema interesante que merece ser meditado y considerado por el electorado, me despido de Usted y pongo a sus órdenes para sus comentarios, el correo electrónico Ivonne_ley@live.com.mx Hasta la próxima. Excelente semana.