La bebida no es moda
10 de diciembre - 2014

¡Vaya!, dos acontecimientos que se convirtieron en noticia sacudieron las esferas políticas de Tlaxcala esta semana, en ambos casos estuvo implicado el alcohol, en uno de ellos está involucrado un presidente de comunidad Ixtacuixtla quien golpeó a un albañil debido a que lo manchó de cemento

Mr. Tlx

¡Vaya!, dos acontecimientos que se convirtieron en noticia sacudieron las esferas políticas de Tlaxcala esta semana, en ambos casos estuvo implicado el alcohol.

El primero de los casos fue el del edil de Texoloc, Miguel Ángel Covarrubias que de la noche a la mañana se convirtió en mala figura nacional tras orinarse a bordo de un taxi-van en Los Cabos.

De acuerdo con uno de mis corresponsales en Baja California, las autoridades estatales le aplicaron un examen médico mediante el cual determinaron que el alcalde se encontraba en estado de ebriedad.

Otro de mis corresponsales me informó que de la vergonzosa exhibición resultaron víctimas 5 turistas que atestiguaron tan nauseabunda escena.

Para tratar de revertir la nota, alguien le sugirió a Covarrubias subir a su cuenta de Facebook una imagen con su abuelita, ¡sí!, en serio, con la mamá de su mamá, en la que aparece tiernamente besándola y presumiendo su “rico mole”, dado que andan de feria por Texoloc.

Claro, la reacción fue una serie de burlas en redes sociales, hasta le tocó a la pobre señora a quien acusaron de no educarlo para que no se orinara a bordo de autos y frente a la gente.

pgje10

Y sin aún digerir el caso del joven alcalde, ayer otro de mis corresponsales me hizo llegar una noticia en la que aparece detenido el presidente de comunidad de San Miguel La Presa, municipio de Ixtacuixtla, Alfredo Pulido Galindo.

Dicho funcionario fue asegurado por policías ministeriales luego de que un albañil lo denunciara por haberlo golpeado bajo los influjos del alcohol.

Según la querella, en agosto pasado el trabajador de la construcción accidentalmente salpicó de mezcla de cemento a Pulido Galindo, así como el vehículo en el que viajaba.

Iracundo, según la declaración, el presidente de comunidad golpeó al albañil al que dejó inconsciente.

Tras 4 meses de investigaciones, se concluyó que el servidor público efectivamente fue el responsable de la agresión al trabajador de la construcción.

Dado que nos encontramos en plenas fiestas navideñas, ojalá servidores públicos, autoridades y representantes populares moderen su comportamiento. Si bien no se trata de establecer una ley seca, los personajes públicos deben evitar hacer el ridículo, afectar a terceros o poner en vergüenza a su familia y representados.

No hay que perder de vista que ahora nadie está a salvo del balconeo. Existen cámaras infraganti en cada teléfono celular y gracias a internet, por más lejos que se encuentren de Tlaxcala siempre existirá alguien que documente sus osos.

Nos leemos la próxima semana,