Sanchezpiedrismo
16 de junio - 2014

fernando_tamayo

Por Fernando Tamayo

El viernes pasado, en plenas horas previas al inicio del mundial por parte de la selección nacional, se llevó a cabo en la Ciudad de Apizaco un homenaje más a la memoria y legado de quien tal vez constituye uno de los últimos estadistas tlaxcaltecas.

En la ceremonia realizada con motivo del XXXIII aniversario luctuoso del ex Gobernador Emilio Sánchez Piedras, tuvimos la oportunidad de observar que pese a más de tres décadas de haber fallecido su liderazgo sigue siendo una constante. Con la presencia de un gran número de ciudadanos, funcionarios, autoridades federales, estatales y municipales, y en particular con la participación de varios ex mandatarios, se pudo recordar la grandeza de este hombre cuyo trabajo transcendió y sigue transcendiendo en el transcurso del tiempo.

Emilio Sánchez Piedras fue recordado en su natal Apizaco por haber sido dos veces Diputado Federal y Presidente de la Cámara de Diputados, cuya integridad ideológica bastó para ser excluido políticamente durante más de una década, gracias al discurso pronunciado a favor de la Revolución Cubana en la máxima tribuna de la nación.

En su incursión como Gobernador en plena década de los años sesenta, el apizaquense más ilustre tuvo la capacidad y liderazgo para transformar la realidad política, social y económica de una Entidad como la nuestra que en esos años se encontraba hundida en el rezago.

Con su peculiar forma de gobernar y de hacer política, Don Emilio logró conformar un equipo multidiciplinario de jóvenes quienes, a pesar de las divergencias ideológicas y de contar con visiones contrapuestas, integraron un cuerpo de gobierno capaz de consolidar el desarrollo tlaxcalteca.

Con esa generación de jóvenes se conformó lo que hasta el día de hoy se conoce como “sanchezpiedrismo”, el cual sigue vigente pese a las discrepancias propias del juego democrático. Sin embargo, y de acuerdo a los historiadores políticos de la Entidad, con el actual mandatario se cumple el ciclo de esa antigua clase política a la que Don Emilio le inculcó su filosofía y forma de gobernar.

Dado lo anterior, y a 33 años de la partida de Emilio Sánchez Piedras, nuestro Estado está próximo a elegir como su Gobernador a un personaje que no estará directamente relacionado con el sanchezpiedrismo, o que al menos no tuvo la posibilidad de conocer de manera directa el estilo humanista y social del que detonó la industrialización tlaxcalteca.

Así, y a poco más de dos años de la elección a gobernador, los ciudadanos vivirán un proceso electoral diferente con personajes cuyo aprendizaje y herencia política será diferente, por lo que deberá inclinarse por aquel candidato que tenga la capacidad y sensibilidad política de ser un estadista, gobernar y consensuar con la oposición así como de reconocer las carencias, necesidades y peculiaridades de un estado como el nuestro. Al tiempo.

Desde la barrera

Y en plenos festejos del legado de Don Emilio Sánchez Piedras, su hija, la Diputada Federal Guadalupe Sánchez Santiago dio a conocer a los tlaxcaltecas algo que, sin duda, se verá reflejado en su bolsillo. La desaparición de las ladas de larga distancia en el Estado es una buena noticia en estos momentos donde la economía de las familias se encuentra seriamente lacerada. Enhorabuena por la legisladora apizaquense.

www.miradasdetalante.blogspot.com

fernandotmy@gmail.com

twitter.com/fernandotmy