‎¿Y ahora qué?
20 de mayo - 2014

20140520-055011-21011421.jpg

Por Fernando Tamayo

Tal y como se esperaba, el proceso interno del partido Acción Nacional para la renovación de su Comité Ejecutivo Nacional dio, hasta su desenlace, de que hablar tanto a nivel nacional como en el ámbito local. Ahora toca revisar y reflexionar en torno al futuro de ese instituto político en el corto, mediano y largo plazo.

Pese a que las modificaciones a los estatutos del PAN tenían como objetivo mostrar un partido más democrático al permitir que sus militantes decidieran a través del voto al nuevo Presidente Nacional del partido, los costos fueron más que los beneficios.

Tras la serie de descalificaciones, señalamientos y golpes bajos acontecidos durante el desarrollo de dicho proceso y denunciados por los propios panistas, en este momento la pregunta fundamental radica en el hecho de saber si los distintos grupos de la llamada «derecha» mexicana tendrán la capacidad y madurez política para ponerse de acuerdo, tanto, en el ámbito federal como en nuestra Entidad.

En una primera instancia, al menos en Tlaxcala, la respuesta resulta evidente dado que los corderistas en el Estado difícilmente encontrarán consenso con los maderistas, pues sólo hay que acudir a los anales de la historia de dicho instituto político y sus actores en tierras tlaxcaltecas.

El corderismo, sin duda, fue el grupo más lacerado en esta contienda. Ante la contundencia de la victoria de Madero en Tlaxcala deberá reconsiderar su estrategia, pues hoy la posibilidad de llegar a la candidatura a la gobernatura se vislumbra complicada. Para el grupo que apoyó la reelección de Madero el futuro, como cualquiera que obtiene un triunfo, es más alentador aunque con una responsabilidad‎ enorme.

En principio al grupo de la Diputada Aguilar ‎corresponderá repetir el trabajo realizado el pasado domingo, pero ahora, para obtener la Dirigencia Estatal a través de la cual llevarán mano para determinar a los que representarán al PAN en los comicios federales del próximo año, así como también decidir si existe o no coalición, y lo más importante, con qué partidos y bajo qué condiciones.

Asimismo, tendrán como responsabilidad servir de puentes para encontrar los consensos, tal vez no con todos los corderistas, pero si con aquellos que tengan mayor representatividad tanto en lo interno como en lo externo, aunado a que frente a la sociedad se encuentran obligados a generar la confianza de verdadera unidad.

De esta manera, el trabajo arduo apenas comienza para el panismo, y de ellos únicamente dependerá las posibilidades reales de construir un proyecto que tenga como meta la gobernatura del Estado. Al tiempo.

‎Desde la barrera

Concluido el periodo ordinario en el Congreso Local, los resultados son, por decirlo menos, lamentables. El rol de quien una parte de aquellos se supone tendrían que ser oposición ha puesto en jaque al poder que debe ser el protagonista en el juego de pesos y contrapesos, propio de todas las democracias. Sin un verdadero equilibrio de poderes no podemos hablar de democracias, sino por el contrario, todo modelo político se considerará autocrático por donde quiera que se le mire.

www.miradasdetalante.blogspot.com
fernandotmy@gmail.com
twitter.com/fernandotmy