Feliz día del niño
1 de mayo - 2014

Algo pasa con nuestra clase política, aprovechan festejos que tienen un sano objetivo para pervertirlo con sus ambiciones personales. Mis corresponsales documentaron la entrega de pelotas con la propaganda de un diputado local lo que resulta indignante y condenable desde cualquier punto de vista

Mr. Tlx

Algo pasa con nuestra clase política, aprovechan festejos que tienen un sano objetivo para pervertirlo con sus ambiciones personales.

Uno de mis corresponsales, me hizo llegar unas fotografías de juguetes que fueron regalados a niños de escasos recursos.

Indignado, y con justa razón, se quejó por la mezquindad humana con la que actúan representantes populares que utilizan fechas como el día del niño para promocionarse políticamente.

Se trata de pelotas azules y blancas que fueron entregadas por el diputado chiautempense José Gilberto Temoltzin.

El color, bueno, lo podríamos entender como un asunto de gusto personal, pero lo verdaderamente indignante es que cada uno de los juguetes fue marcado con la fotografía y el nombre del legislador.

Mi corresponsal no pudo quedarse con la curiosidad y siguió a varios de los mandaderos que llevaron los artículos a niños de escasos recursos.

Las caritas de los agraciados fue de sorpresa al ver los pegotes con el rostro del legislador Temoltzin, más de uno preguntó “quién es ese señor”, otros, en su inocencia, pensaron que se trataba del presidente de la república.

Los papás como pudieron despegaron las calcomanías, en el caso de las pelotas que traían impreso el nombre del legislador no les quedó de otra que dejarlas así.

Pero el caso de este legislador no es el único, nos dicen que al menos otros cuatro diputados hicieron lo mismo, sin embargo, ya que mis corresponsales no pudieron documentar fotográficamente la versión me tendré que limitar y no decir sus nombres.

Seguro de la madurez política del representante popular, ojalá y en lugar de indignarse por ser balconeado reflexione.

El país está cansado de esta clase de acciones. En lugar de una pelota con propaganda del benefactor, urge legislar a favor de los niños para que se multipliquen las becas escolares, existan más desayunadores escolares, se combata la explotación laboral, se frene la violencia contra los niños y niñas, se sancione ejemplarmente el bullying, en fin, hay que ver más allá que regalar un juguete.

Por cierto, mi corresponsal no dudó en asegurarme que esas pelotitas no fueron pagadas de los bolsillos de los diputados, fueron adquiridas gracias a una partida económica que tiene el congreso local y que está destinada a la celebración del día del niño y de la madre.

Esperemos que más que enojo e indignación, exista una verdadera reflexión, aunque, la verdad, mis corresponsales y yo lo dudamos.

Nos leemos la próxima semana

pelotas_temoltzin

pelotastemoltzin2