Tribunales de Vagos en el DF
26 de marzo - 2014

20140326-061443.jpg

Por Mtro. José Antonio Aquiahuatl Sánchez

Agradezco nuevamente el estar en contacto directo con usted, que me está leyendo.

Un tema importante en nuestra sociedad, es la niñez y juventud que cada vez se encuentra más abandonada a su suerte desde la propia familia, sociedad y gobierno.
Como exigir a esa niñez y juventud un comportamiento recto, del deber ser, para que mis hijos, sus hijos, nuestros hijos; no sean sujetos a un procedimiento especial por haber cometido una conducta delictiva:

Es grave, ver, escuchar y leer cada vez más a menudo la intervención de menores de edad en la comisión de un delito y esto se ha presentado desde años atrás, basta recordar desde el año de 1825, ya se trataba de controlar socialmente las conductas del menor en México, a través del Bando de policía y buen gobierno del 7 de febrero de 1825.

Para marzo del año de 1828, se creó el primer tribunal que se hacía cargo de las infracciones de los sujetos menores. El órgano jurisdiccional se llamaba Tribunales de vagos en el distrito y territorios, y declaraba como vagos y viciosos entre otras conductas las siguientes:

I.- A los que sin oficio ni beneficio, hacienda o renta viven sin saber de qué les venga la subsistencia por medios lícitos y honestos.

II.- El que teniendo algún patrimonio o emolumento o siendo hijo de familia no se le conoce otro empleo que el de las casas de juego, compañías mal opinadas, frecuencia de parajes sospechosos y ninguna demostración de emprender destino en su esfera.

III. El que vigoroso, sano, robusto en edad y aún con lesión que no le impida ejercer algún oficio, solo se mantiene de pedir limosna.

IV. El hijo de familia que mal inclinado no sirve en casa y en el pueblo de otra cosa que escandalizar con la poca reverencia u obediencia a sus padres, y con el ejercicio de las malas costumbres, sin propensión o aplicación a la carrera que le ponen.

V.- Los que fueren declarados vagos por el tribunal, serán destinados al servicio de las armas, o a la marina, o a la colonización, o a casas de corrección.

VI.- Los impedidos para trabajar, o los muchachos dispersos que no hayan llegado a la edad de 16 años, serán puestos en casas de corrección, o a falta de éstas se pondrá a los últimos, a aprender oficio, bajo el gobierno y dirección de maestros que sean de la satisfacción de autoridad política (Dublán & Lozano (s/f ), p. 766).

Cuántas de estas conductas, las vemos hoy en día con nuestros niños y adolescentes y no hay poder humano que las controle, en algunos casos muchos de ellos caerán en la comisión de una conducta delictiva.

Aun a pesar de que se han realizado esfuerzos por ese control social de delincuencia juvenil como lo es El Centro de internamiento de San Fernando se encuentra en Tlalpan, Distrito Federal. El otro centro de internamiento de menores se llama Centro de Atención Especial “Dr. Alfonso Quiroz Cuarón”. Es una prisión de alta seguridad para niños que se fundó en 1990.

Lo cierto es que en la actualidad debe imperar: El Principio De Intervención Mínima, tomando en cuenta los Artículos 37, 39 y 40, y otras normas pertinentes como las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la administración de justicia de menores (Reglas de Beijing), las Directrices de las Naciones Unidas para la prevención de la delincuencia juvenil (Directrices de RIAD) y las Reglas de las Naciones Unidas para la protección de los menores privados de su libertad, el Comité recomienda al Estado Parte:
a) Se cerciore que la privación de libertad se utiliza sólo como último recurso.
b) Que conciba soluciones distintas a la privación de la libertad.

En conclusión los menores que infrinjan la ley penal, deben ser sujetos de penas alternativas a la de privación de la libertad cuando sea viable, ya que la experiencia, es que los menores adolescentes reinciden en muy pocos casos, aunado a que en su mayoría no se tratan de delitos graves y las causas no responden a conductas de peligrosidad, sino a condiciones de pobreza extrema o violencia intrafamiliar, que en algunos casos le deben atenuar la pena por la conducta delictiva cometida.

Me despido de Usted, esperando que los comentarios sean de su utilidad, esperamos sus visitas y comentarios en nuestras páginas.

Facebook JOSÉ ANTONIO AQUIAHUATL SÁNCHEZ Y JUICIOS ORALES TLAXCALA.
TWITTER: @aquiahuatl_san

Docente certificado por evaluación de la secretaría técnica para la implementación del sistema de justicia penal en México.