Critica MGZ a los chapulines políticos y falta de ideología
26 de marzo - 2014

Tlaxcala| Manuel Morales.- De gira de trabajo por el municipio de Chiautempan, el mandatario estatal Mariano González Zarur, lamentó que cada proceso electoral “sea de pleitos y botines” entre los partidos políticos y sus candidatos y se deje de lado un proyecto de desarrollo no sólo para comunidades o municipios sino para toda la entidad, por lo que llamó a terminar con ese tipo de actitudes ya que “no podemos seguir peleándonos como perros y gatos”.

En su discurso ante habitantes de Muñoztla, el mandatario criticó que en Tlaxcala existan los chapulines “que brincan de un lado para otro”, en plena referencia a los políticos que buscan un puesto de elección popular por uno u otro partido político y “no tienen ni compromiso ni ideología” para beneficio de los ciudadanos o la población que representan.

“Y la verdad como dijo Tulio (Hernández Gómez, ex gobernador de Tlaxcala) tanta democracia nos dio en la maceta, esa es una verdad irrefutable porque además son chapulines, brincan de un lugar a otro; ojalá tuvieran compromisos e ideología pero no la tienen, tan es así que yo gane con el 48 por ciento de los votos y ningún partido los tuvo… pero la verdad es que yo encabece un proyecto ciudadano”.

Por ello, dijo que en Tlaxcala debe concluir el enfrentamiento y los enconos entre la sociedad y las autoridades generados por la política y se debe privilegiar el trabajo y la coordinación entre autoridades municipales, estatal y federal.

“Y si yo hubiera tenido una actitud facciosa, grupal, de enfrentamiento, el estado no hubiera avanzado y le pese a quien le pese y le duela a quien le duela, el estado ha avanzado”.

Detalló que ante esta situación, las administraciones municipales deberán disminuir y modificar su gasto corriente que afecta al avance de las comunidades para su inversión en obras, pues es muy amplio este tipo de gasto; atribuyó que por la falta de presupuestación y planeación en la entidad creció la pobreza, no hubo empleos formales, las carreteras en pésimas condiciones, los sistemas de agua potable inservibles.

“Yo no soy ya un gobernador como en la época donde teníamos 300 mil habitantes y en donde el gobernador podía venir como Santa Clos o como Rey Mago diciendo hágase, tórnese los presupuestos y eso no era cierto; nosotros tenemos una visión diferente de lo que es un estado…”