Pese a rezago, Congreso enlista sólo un punto en orden del día
20 de marzo - 2014

Tlaxcala| Gerardo Orta.- El Congreso del Estado enlistó sólo una iniciativa en el orden del día propuesto para este jueves, pese a que existe un rezago que incluso ha sido reconocido por el Presidente de la Mesa Directiva, Roberto Zamora Gracia.

El único punto a tratar, fue el correspondiente a reformas de cuatro artículos del Código Penal, propuesta del perredista Tomás Orea Albarrán.

Al respecto, el legislador propuso penas de prisión de hasta 30 años para quienes cometan el delito de violación por medio de la violencia física.

A través de una reforma al Código Penal para el Estado de Tlaxcala, el legislador pidió cubrir las omisiones legislativas detectadas en dicho ordenamiento que atentan en contra de los derechos fundamentales de los ciudadanos, pero sobre todo de las víctimas del delito de violación.

Dentro de los argumentos de la propuesta, reconoció que en Tlaxcala han incrementado de manera considerable el delito de violación a menores de edad, por lo que se hace necesaria la regulación que permita incrementar las penas contra quienes caigan en este grave delito.

Precisó que las víctimas menores de edad, no cuentan con instrumentos jurídicos que los protejan tanto psicológicamente como en su integridad sexual, sobre todo para poderlos reincorporar a la sociedad.

Además, propuso penas de hasta 12 años de prisión contra quienes cometan el delito de violación contra menores de edad, no obstante aclaró, que sea bajo consentimiento.

El dictamen que será analizado por la Comisión de Puntos Constitucionales incluye a cuatro artículos concretos al ilícito en comento, en ellos, Tomás Orea sugirió que se describa la conducta y el tipo penal, inhabilitar a quién cometa el delito de violación o su equiparable en el ejercicio de su empleo, cargo o profesión, hasta por un tiempo igual al de la pena impuesta.

También sugirió la pérdida de derechos familiares, cuando el delito sea cometido por quien ejerza la patria potestad, la patria potestad, la tutela, la curatela o la guarda y custodia; e incluir las propias agravantes derivadas de las características especiales en su comisión como son la confianza y la vulnerabilidad del menor frente a su agresor.

20140320-165008.jpg