Paellas
20 de marzo - 2014

No es exageración cuando afirmamos que Tlaxcala está migrando de los moles y las barbacoas a las paellas, sobre todo en aquellos festejos que se organizan para presumir músculo político, el viernes Apizaco y su feria reunieron a panistas, los de la UMT tuvieron una concurrencia más variada, entre ellos Álvarez Lima

Mr. Tlx

No es exageración cuando afirmamos que Tlaxcala está migrando de los moles y las barbacoas a las paellas, sobre todo en aquellos festejos que se organizan para presumir músculo político.

El viernes dos festivales tuvieron lugar en Apizaco, bueno, uno a muy pocos kilómetros de la ciudad, en las instalaciones de la Universidad Metropolitana de Tlaxcala en Santa Cruz.

El otro fue el organizado por el ayuntamiento apizaquense con motivo de su feria anual.

Las paellas de la feria atrajeron a varios políticos, principalmente panistas, dado que el anfitrión, Jorge Luis Vázquez Rodríguez milita en el azul. Diputados locales y presidentes municipales ahí estuvieron.

Mis corresponsales asignados a las paellas azules, documentaron la presencia, por ejemplo, del edil de Apetatitlán, Valentín Gutiérrez, y el de Calpulalpan Vicente Hernández Roldán, de diputados como Julio César Hernández Mejía que junto con su esposa prepararon uno de estos suculentos platillos.

El coordinador de la bancada azul, Humberto Macías, también estuvo por ahí, así como regidores del ayuntamiento y hasta el auditor Crispín Corona.

Directores de medios de comunicación, periodistas, empresarios y público en general abarrotaron la sede montada en los alrededores de la plaza de toros.

El motivo del festejo fue principalmente para recaudar fondos a favor de las personas que padecen de insuficiencia renal lo cual fue reconocido no sólo por los asistentes, también por el grupo ochentero Matute que aplaudió el interés por ayudar a los enfermos de esta cruel enfermedad.

Por cierto que poco más de mil asistentes fueron contabilizados junto con más de una treintena de paelleros que garantizaron la degustación del platillo para todos, hasta sobró.

A unos cuantos kilómetros de distancia, por los rumbos del IET, la UMT también realizó su tradicional festival paellero donde destacó la presencia del ex gobernador José Antonio Álvarez Lima.

El político atrajo más reflectores que la Sonora Dinamita que fue contratada para amenizar el evento.

También hubo una favorable presencia de personas, estudiantes, padres de familia y de la familia Cervantes, propietarios de la Universidad.

Mi corresponsal documentó, por ejemplo, la asistencia del ex diputado local ecologista Gregorio Cervantes y su ex homólogo y hoy alcalde de Tlaxcala, Adolfo Escobar.

Durante el festival, uno que otro comensal se quedó con las ganas de degustar la paella que fue especialmente preparada para los directivos de la institución y sus invitados especiales.

De esa no dieron a nadie, pese a los ruegos de aquellos que no alcanzaron en sus respectivas secciones.

Nos leemos la próxima semana